Los escolares sostienen una foto del profesor de historia francés Samuel Paty / REUTERS

Francia rinde homenaje al profesor decapitado por un terrorista islamista hace un año

El crimen conmocionó al país galo no sólo por la crueldad del asesinato, sino porque tocó uno de los pilares de la República Francesa: la escuela

BEATRIZ JUEZ París

Un minuto de silencio, debates en clase sobre la libertad de expresión y proyección de documentales sobre la laicidad. Todos los colegios e institutos de Francia rinden hoy homenaje al profesor Samuel Paty, el profesor de historia y geografía decapitado el 16 de octubre de 2020 por un terrorista islamista porque había enseñado en clase a sus alumnos las polémicas caricaturas de Mahoma, publicadas por la revista satírica «Charlie Hebdo», en un curso sobre libertad de expresión.

Su asesino, un refugiado checheno radicalizado de 18 años llamado Abdullakh Aznorov, fue abatido por la policía poco después del crimen. No conocía personalmente a la víctima, pero se hizo eco de una campaña en las redes sociales contra el profesor y decidió vengarse.

El crimen conmocionó a toda Francia no sólo por la crueldad del asesinato, sino porque tocaba uno de los pilares de la República Francesa: la escuela. Samuel Paty se convirtió en un héroe a título póstumo.

«En memoria de Samuel Paty», rezaba la corona de flores que colocaron hoy los responsables de la Gran Mezquita de París delante del centro de enseñanza secundaria Bois d'Aulne en Conflans-Saint-Honorine (afueras de París), donde trabajaba el profesor. La corona tenía una cita del filósofo y médico andalusí musulmán Averroes (1126-1198): «La ignorancia lleva al miedo, el miedo lleva al odio y el odio conduce a la violencia».

Los homenajes continuarán mañana sábado. En Paris, se inaugurará una plaza, situada cerca de la universidad de la Sorbona, que llevará el nombre de este profesor de 47 años. «Nunca olvidaremos a Samuel Paty», escribió en Twitter la alcaldesa de París y candidata socialista a las elecciones presidenciales, Anne Hidalgo, quien lo describió como «un ardiente defensor de la laicidad, deseoso de ver a sus alumnos desarrollarse y pensar libremente»

También está previsto mañana un homenaje en la escuela de Samuel Paty. En la ceremonia participarán alumnos, profesores y padres de alumnos. Se leerá el poema «Libertad» de Paul Eluard.

La familia de Samuel Paty será recibida el sábado por el presidente Emmanuel Macron y el primer ministro Jean Castex. Y también se inaugurará una placa con su nombre en la sede del ministerio de Educación.

Un año después del crimen, 15 personas, siete de ellos menores de edad, han sido imputadas por estar implicadas, en menor o mayor grado, en el crimen. Entre los imputados destacan una alumna de Samuel Paty, que mintió a su familia y dijo que había estado en la clase en la que el profesor enseñó las caricaturas de Mahoma. Su padre, Brahim Chnina, también está imputado por iniciar una campaña en las redes sociales contra Samuel Paty.

Cinco estudiantes, con edades entre los 13 y 15 años, también están imputados por haber presuntamente indicado al asesino quién era el profesor. A cambio de la información, el asesino les prometió 350 euros.

Otro imputado es el militante islamista radical Abdelhakim Sefrioui, que figura en el llamado «fichero S» de personas susceptibles de representar un peligro para la seguridad del Estado por su radicalización. Sefrioui publicó un video en YouTube en el que denunciaba públicamente al profesor asesinado y le calificaba de «granuja», poniéndole en la diana.