Las restricciones por la pandemia no han desanimado a los turistas, que en la imagen pasean por la localidad de Saint Tropez. / CLEMENT MAHOUDEAU / AFP

Francia relaja las condiciones del pasaporte sanitario que exige desde este lunes

Necesario desde junio para algunos eventos, se pedirá para acceder a bares y restaurantes y en viajes de larga distancia en tren, autobús y avión

R. A. París

El ministro de Sanidad francés, Olivier Véran, anunció este domingo que relajará ciertas condiciones del pasaporte sanitario que acredita, en forma de código QR informático, la pauta completa de vacunas, pruebas negativas de coronavirus para los no vacunados, o la confirmación de que la persona se ha recuperado de la enfermedad.

Este pasaporte, que ya era obligatorio desde junio en algunos eventos, será necesario a partir de este lunes en todo el país para acudir a restaurantes, bares o cafés -incluso en terrazas- y para viajar en trenes, autobuses y aviones de larga distancia. «El pase y el avance de la vacunación deberían evitar otros toques de queda y el confinamiento», apuntó el ministro.

Entre las relajaciones confirmadas por Véran al diario 'Le Parisien', indicó que la validez de las pruebas negativas para los no vacunados será de 72 horas y no de 48. Además, el nuevo pasaporte admitirá que su portador presente «autopruebas, supervisadas por un profesional de la salud».

Si bien el ministro confirmó que el pase será necesario para recibir atención médica, aclaró que «en ningún caso debe ser un obstáculo para acceder a una atención urgente», y advirtió que el uso del pase sanitario de otra persona podrá ser castigado con hasta 750 euros de multa.

Estas modificaciones, si bien de pequeño calado, suponen un cambio de política tras el cuarto sábado de movilización de los opositores al pasaporte, que reunió a 237.000 manifestantes en toda Francia, 17.000 de ellos en París. Una cifra que contrasta con los 204.000 del sábado anterior, ya en pleno mes de agosto. También se registraron más de una treintena de detenciones entre los protestantes tras enfrentarse con las fuerzas policiales.

Avance de la vacunación

Buena parte de los manifestantes, algunos vacunados, ven en la imposición del pase sanitario una «obligación camuflada para vacunarse» y «una sociedad de control», y temen que los empleadores puedan suspender temporalmente el contrato de un trabajador si este no tiene el pase en regla.

Pese al descontento mostrado el sábado en las calles del país, Véran se mostró confiado en que Francia alcanzará el objetivo de 50 millones de vacunas por primera vez para finales de agosto. «Actualmente estamos realizando entre 300.000 y 400.000 inyecciones por primera vez por día, y ya estamos en más de 44 millones», afirmó.

El pase sanitario gana terreno en todo el mundo. En formato europeo, con un código 'flash' que permite comprobar si el portador está vacunado o tiene una prueba negativa reciente, entró en vigencia el 1 de julio en la Unión Europea.

Este documento permite a los viajeros cruzar las fronteras de 33 países del Viejo Continente: los 27 Estados miembros de la Unión Europea y otros seis países vecinos (Andorra, Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega, Suiza). En todo caso, las reglas varían según el destino y el país de origen.

El doctor Anthony Fauci, en un acto de la Casa Blanca.

EE UU inyectará «pronto» la tercera dosis a los grupos de mayor riesgo

El principal responsable de la lucha contra el coronavirus en Estados Unidos, el doctor Anthony Fauci, avanza que la tercera dosis de la vacuna se administrará a la población de riesgo «razonablemente pronto». Así lo anunció este domingo en una entrevista en la cadena CNN en medio del debate de si las autoridades deberían aprobar un nuevo pinchazo de refuerzo debido al aumento «revolucionario» de nuevos casos.

«Por supuesto que llamaremos a esas personas antes que a la población general y deberíamos comenzar a hacerlo razonablemente pronto», señaló. Fauci argumentó que los individuos con un sistema inmunológico débil, incluidos quienes han logrado recientemente un trasplante de órganos o reciben quimioterapia, «nunca han obtenido una respuesta adecuada» por parte de la vacuna, por lo que deberían recibir una tercera dosis.

Sobre la posibilidad de que este pinchazo de refuerzo se administre a otros grupos de personas en situación vulnerable, Fauci dejó en manos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) esta decisión e informó de que en cuanto dispongan de más datos se irá actualizando la lista.

«Tan pronto como comprueben que el nivel de durabilidad de la protección ha disminuido, se recomendará vacunar», dijo en alusión a los mayores y quienes viven en residencias. «Las vacunas todavía mantienen a las personas fuera del hospital y evitan que enfermen gravemente», enfatizó, tras alertar del aumento diario de casos, superando la barrera de los 100.000 por la variante delta, mucho más contagiosa.