Una sanitaria prepara una dosis de la vacuna contra la covid-19 en un centro de Lyon. / AFP

Los franceses se lanzan a por la tercera dosis animados por la Navidad

Desde este sábado los adultos galos que ya tienen la pauta completa de la vacuna pueden ponerse una dosis extra

BEATRIZ JUEZ Corresponsal en París

Los franceses se han lanzado a por la dosis de refuerzo, animados por la cercanía de las Navidades y para asegurarse el certificado covid. En dos días, unos tres millones de ciudadanos concertaron una cita para ponerse la dosis de refuerzo, después de que el jueves el Gobierno galo anunciara nuevas medidas para luchar contra la quinta ola de la pandemia. Doctolib, una web de citas médicas, quedó inmediatamente colapsada ante el gran número de peticiones.

Desde este sábado los adultos galos que ya tienen la pauta completa de la vacuna pueden ponerse una dosis extra, cinco meses después de su última inyección. Hasta el viernes sólo podían hacerlo los mayores de 65 años.

Muchos franceses quieren ponerse el refuerzo para poder pasar con más tranquilidad las inmediatas fiestas, en familia o con amigos. Otros pretenden mantener el certificado covid, que, a partir del 15 de enero quedará desactivado si no se ponen la dosis de refuerzo de la vacuna, siete meses después de tener la pauta completa. Este documento es exigido desde este verano para ir al cine, a un museo, un restaurante o para viajar en trenes de largo recorrido.

Francia comenzó a vacunar contra el coronavirus el 27 de diciembre de 2020, al mismo tiempo que otros países europeos. En esos momentos, era uno de los territorios del mundo donde sus habitantes eran más reacios.

Por contra, casi un año después, abrazan las inoculaciones. Actualmente un 76,1 % de la población tiene la pauta completa. Y seis millones se han puesto la dosis de refuerzo.