Aficionados hacen cola para vacunarse en un centro situado en el exterior de un estadio antes de un partido de la Bundesliga. / EFE

Scholz plantea la vacunación obligatoria para todos los ciudadanos de Alemania

El virtual canciller federal quiere limitar al máximo la vida social de los no vacunados

JUAN CARLOS BARRENA Corresponsal en Berlín

El virtual canciller alemán, el socialdemócrata Olaf Scholz, defiende la vacunación obligatoria contra el coronavirus de toda la población, aspira a que se inoculen 30 millones de dosis hasta navidad y es partidario de que se sumen a la campaña para inocularlas farmacéuticos, dentistas y veterinarios. Es importante que «establezcamos la vacunación obligatoria» mediante una «iniciativa que abarque todos los grupos parlamentarios en el Bundestag», dijo Scholz durante una cumbre sanitaria por el coronavirus con la canciller federal en funciones, Angela Merkel, y los primeros ministros de los 16 estados federados, según fuentes de la misma.

La medida debe comenzar «en cuanto exista la posibilidad real de que todos se vacunen al menos dos veces, lo que podría lograrse a principios de febrero», señaló el político que previsiblemente jurará el cargo como jefe del gobierno germano la semana próxima. Scholz comentó que los diputados de la cámara baja estarán liberados de la disciplina de partido y votarán según su conciencia la aprobación o no de la vacuna obligatoria.

«Yo, como diputado y para dejarlo completamente claro, daré mi aprobación», afirmó el sucesor de Merkel, quien habló de una «tarea nacional» en la que hay que mostrarse solidarios con los «estados altamente infecciosos». Las regiones alemanas con tasas de incidencia bajas deberán aceptar restricciones a nivel nacional aunque en su caso no fueran inmediatamente necesarias. Además subrayó que para romper la cuarta ola del coronavirus que afecta actualmente a Alemania hay que conseguir administrar hasta las festividades navideñas 30 millones de vacunas, entre primeras, segundas y dosis de refresco. Para ello es necesario implicar a más profesionales en la campaña como farmacéuticos, dentistas y veterinarios. «Entiendo que el Bundestag está dispuesto a llevar esto adelante» con la aprobación de nuevas leyes, señaló Scholz en la reunión, según fuentes de la misma. Los participantes acordaron reunirse de nuevo este mismo jueves para definir las medidas concretas para combatir la cuarta ola de la pandemia.

Solo para vacunados

El próximo jefe de gobierno alemán subrayó que solo tendrán acceso a instituciones, espectáculos culturales y deportivos y el comercio que no sea de primera necesidad en todo el país vacunados y sanados, en parte con un test suplementario obligatorio y negativo. Además se establecerán «limitaciones claras de contactos» para los no vacunados. Quien no se haya inmunizado contra el virus solo podrá tener contacto con las personas del propio hogar y dos personas ajenas a su domicilio con excepción de niños menores de 14 años. Olaf Scholz advirtió además contra la celebración de encuentros de la Bundesliga alemana de fútbol con estadios llenos, como sucedió el pasado fin de semana en varios encuentros y exigió que en los centros escolares vuelva a generalizarse el uso de mascarillas.

Scholz presentó además a los asistentes al jefe del gabinete permanente de crisis por el coronavirus que quedará instaurado en la Cancillería Federal, el teniente general Carsten Breuer, actualmente al frente del Comando de Tareas Territoriales del Bundeswehr, Ejército alemán, responsable de coordinar las actuaciones de los militares en casos de catástrofes nacionales. La primera misión del oficial de 56 años, bautizado ya como 'General Corona' por los medios, será acelerar al máximo la campaña de vacunación.

Más de 12.000 sanitarios militares a sus órdenes se han sumado ya a la campaña de vacunación y en el seguimiento de las cadenas de contagio en este país. El portavoz oficial del gabinete de Merkel, Steffen Seibert, había comunicado ya este lunes que el gabinete de crisis, una iniciativa de Scholz, empezará a trabajar próximamente, ya antes de que asuma sus funciones el nuevo ejecutivo.

En la reunión virtual por videoconferencia los estados federados gobernados por los conservadores exigieron medidas drásticas para aislar a los no vacunados, así como el cierre inmediato en todo el país de clubes y discotecas, la limitación a un tercio de los aforos de los estadios deportivos y más competencias para actuar en el caso de que las infecciones se disparen en sus regiones. Alemania vive actualmente un fuerte aumento de los contagios con una incidencia nacional superior a los 450 casos por cada 100.000 habitantes en una semana, que en algunas regiones de Sajonia, Turingia o Baviera supera el millar y en varios distritos incluso los 2.000 casos. Alemania registra además una elevada tasa de ciudadanos que se resisten a ser vacunados. A nivel nacional menos del 70% de los habitantes del país han sido inmunizados hasta ahora.

Apoyo del Constitucional

Las autoridades alemanas han recibido además luz verde para una actuación drástica durante la pandemia a nivel nacional del Tribunal Constitucional, que este martes desestimó varias demandas presentadas contra las severas restricciones dictadas la pasada primavera por los gobiernos federal y de los estados en este país cuando se vio afectado por la tercera ola del coronavirus.

El Constitucional aprobó la aplicación entonces del llamado «freno de emergencia» que contemplaba drásticas limitaciones de los contactos personales, el dictado de toques de queda regionales o el cierre de centros escolares y la introducción de la educación a distancia, entre otras medidas.