Los verdes Annalena Baerbock y Robert Habeck. / reuters

Los verdes alemanes consultan a sus bases la nueva coalición de gobierno

El debate en las nominaciones para los ministros ecologistas retrasó un día la votación

JUAN CARLOS BARRENA Corresponsal en Berlín

Con un día de retraso sobre el plan previsto por el fuerte debate interno sobre la nominación de los candidatos para los ministerios que les han sido adjudicados en el próximo gobierno alemán, Los Verdes iniciaron hoy la consulta interna entre sus 125.000 afiliados para aprobar el acuerdo de coalición redactado con el Partido Socialdemócrata (SPD) y el Partido Liberal (FDP) para gobernar juntos la legislatura recién comenzada. Los Verdes tendrán cinco ministerios en el gobierno que jurará su cargo lo más tarde el 8 de diciembre. El reparto de los mismos, ya de por si complicado por el obligado respeto de la cuota femenina, desató entre los ecologistas germanos la pasada noche una encarnizada pugna entre las dos alas de la formación, los llamados «realos» o realistas y los «fundis» o fundamentalistas, que revivió tiempos pasados de desavenencias internas y en la que acabaron imponiéndose los primeros. Desde un principio estuvo claro, sin embargo, que los dos copresidentes de Los Verdes, Robert Habeck y Annalena Baerbock, se adjudicarían las dos golosinas en el reparto de carteras pactado con sus dos socios en la nueva e inédita a nivel nacional alianza gubernamental.

Habeck será el número dos del nuevo ejecutivo liderado por el socialdemócrata Olaf Scholz como primer ministro al ocupar la vicecancillería federal y asumir además un superministerio de Economía, Protección del Clima y Cambio Energético creado expresamente por exigencia de los ecologistas, mientras Annalena Baerbock será la primera mujer y además la más joven ministra de Exteriores en la historia de la República Federal. Ambos son considerados «realos» y para compensar a los «fundis» se acordó que la cartera de Familia sea ocupada por la actual titular de Medio Ambiente en el ejecutivo del estado federado de Renania-Palatinado, Anne Spiegel, y que el ministerio de Medio Ambiente sea dirigido por la antigua secretaria de organización del partido Steffi Lemke. Spiegel y Lemke forman parte del ala más izquierdistas de Los Verdes. Los Verdes retornan al poder en Berlín 16 años después de la coalición de gobierno que formaron con los socialdemócratas y el canciller federal Gerhard Schröder.

Fue con la nominación del responsable del ministerio de Agricultura donde se calentaron los ánimos. Una cartera que, pese a no figurar entre las más relevantes dentro del gabinete, tiene una especial importancia para Los Verdes por su carácter estratégico en la lucha contra el cambio climático y la defensa del medio ambiente. Al final y tras largo debate se impuso el candidato de los «realos», el ala más pragmática del ecologismo alemán. El antiguo presidente del partido y conocido político de origen turco Cem Özdemir se llevó el gato al agua en perjuicio del actual líder parlamentario de Los Verdes, Toni Hofreiter, aunque este figuraba como candidato seguro a una de las carteras que había que repartir. Tampoco su compañera en el Bundestag como copresidenta del grupo parlamentario ecologista, Katrin Göring-Eckardt, entrará en el nuevo gobierno. Para equilibrar la balanza entre «fundis» y «realos», al actual vicepresidenta de la cámara baja alemana y miembro del ala izquierda del partido Barbara Roth, asumirá el ministerio de estado de Cultura y Medios, un cargo con rango inferior al de ministro.

Los afiliados de Los Verdes alemanes tienen ahora un plazo de nueve días para dar su aprobación al acuerdo de gobierno de la «Ampelkoalition», la «coalición semáforo» con el SPD y FDP que lleva ese nombre por el color que caracteriza a cada una de las tres formaciones. La consulta se celebra de manera virtual y permite a los participantes responder por correo electrónico o SMS. Los socialdemócratas celebrarán en cambio un congreso extraordinario el 4 de diciembre para dar luz verde al pacto del tripartito, mientras los liberales reunirán a sus delegados en otro congreso extraordinario un día después. Nadie duda de que los afiliados y delegados de los tres partidos aprobarán el acuerdo suscrito en un documentos de 177 páginas y que fue presentado este miércoles en Berlín.