La estación de esquí de Ischgl, donde se infectaron miles de turistas. / RC

Austria limita las actividades para personas no vacunadas contra la covid

No podrán comer en restaurantes, asistir a eventos deportivos o usar telesillas en estaciones de esquí, entre otras actividades

JUAN CARLOS BARRENA Corresponsal en Berlín

La entrada en vigor este lunes de restricciones máximas en Austria para quienes no se encuentren inmunizados o hayan superado una infección de coronavirus, que conducen prácticamente a su marginación social, ha dado lugar a una ola de vacunación masiva. Ante el aumento exponencial de contagios en la república alpina, el gobierno federal ha prohibido desde esta semana la entrada en todo tipo de locales, desde restaurantes a peluquerías, pasando por bares, museos o estadios deportivos a quienes no se hayan vacunado contra el Covid-19. Desde el anuncio de la drástica medida el pasado viernes, los centros de vacunación austríacos registraron una afluencia abrumadora con colas que prolongaban la espera varias horas. En algunas regiones como Salzburgo, donde la media semanal de vacunación no superaba las 2.000 vacunaciones, acudieron el sábado a inmunizarse de manera espontánea más de 1.400 personas. En el resto de las regiones y grandes ciudades austríacas muchos no vacunados acudieron en masa para recibir su primera dosis

La presión sobre los no vacunados en la república alpina ha aumentado en los últimos días, no solo por la amenaza de verse excluidos de la entrada a la gran mayoría de los locales de ocio, sino por la exigencia establecida a principios de noviembre de que los trabajadores no inmunizados o que hayan superado una infección de coronavirus deben presentar en sus empresas un test PCR negativo al menos una vez a la semana para evitar la prohibición de no poder trabajar y perder el sueldo de los días perdidos. La nueva restricción estará en vigor al menos hasta las navidades, según anunciaron el canciller federal austríaco, el conservador Alexander Schallenberg, y el vicecanciller federal, el verde Werner Kogler. La tasa de incidencia del virus en Austria es actualmente del 599,6 casos por cada 100.000 habitantes, tres veces más que en Alemania.

El ejemplo austríaco es debatido actualmente en Alemania, donde el presidente del Colegio Federal de Médicos, Klaus Reinhardt, es partidario también de permitir el acceso a restaurantes, espectáculos, peluquerías o bares solo a quienes estén vacunados o hayan superado una infección de coronavirus. Epidemiólogos como el diputado socialdemócrata Karl Lauterbach defienden que quienes no estén vacunados puedan acceder únicamente a comercios de alimentación o droguerías, locales en los que se venden productos de primera necesidad.