Una sanitaria prepara una dosis de la vacuna. / RC

Austria introduce la vacunación obligatoria para todos los mayores de 18 años

Una lotería con premios por vacunarse motivará a la población

JUAN CARLOS BARRENA Corresponsal en Berlín

Austria es desde este jueves el primer país europeo que impone la vacuna obligatoria para los mayores de 18 años. El Parlamento de la república alpina aprobó este jueves un proyecto de ley a propuesta de la coalición de gobierno de conservadores y verdes por abrumadora mayoría. Un total de 137 diputados votaron a favor y solo 33 en contra, estos últimos del populista y ultranacionalista Partido Liberal Austríaco (FPOE) que lleva toda la pandemia criticando la política de las autoridades para combatir el coronavirus. Los no vacunados, salvo contadas excepciones, tienen ahora tiempo hasta mediados de marzo para inmunizarse. Para los adolescentes de 14 a 18 años la vacunación seguirá siendo voluntaria, aunque el Gobierno quería inicialmente que solo se libraran de la inmunización obligatoria los menos de 14 años. También las embarazadas y quienes tengan un justificante médico quedarán liberados.

Una fase de transición, en la que se informará domicilio por domicilio a toda la población, entrará en vigor inmediatamente. A partir de mediados de marzo se comenzará a controlar sistemáticamente si las personas se han vacunado. Quienes no lo hayan hecho afrontarán multas que oscilan entre los 600 y 3.600 euros. Las más caras para quienes no acudan a una citación con fecha y hora para vacunarse. El debate parlamentario previo a la votación se desarrolló durante más de siete horas. El titular austríaco de Sanidad, Wolfgang Mückstein, subrayó en el mismo que «cuanta más gente se encuentre inmunizada, menos morirán como consecuencia de la pandemia de coronavirus». Agregó que el objetivo de la ley es conseguir que entre el 85% y el 90% de la población mayor de cinco años este vacunada al término de la campaña.

También la líder de la oposición socialdemócrata, la epidemióloga Pamela Rendi-Wagner, celebró la aprobación de la ley. «La vacuna salva vidas, la propia y la de los demás», dijo la presidenta del SPOE. La única formación que criticó la medida fue el FPOE. Su presidente y notorio enemigo de la inmunización afirmo que «la introducción de la vacunación forzosa es un atentado gigantesco contra la libertad de la gente en Austria, un atentado contra la dignidad humana de la población».

Para motivar a los ciudadanos a vacunarse, el gobierno de Viena acordó además introducir una «lotería de la vacunación», así como primas para aquellos municipios que alcancen altas tasas de inmunización de la población. Medidas que contarán con un presupuesto de mil millones de euros. La lotería repartirá premios diarios de 500 euros y en la misma pueden participar los ya vacunados y quienes deben inmunizarse aún. Tendrá premio prácticamente una de cada diez dosis administradas.