Viena, Austria. / r.c.

Austria introduce el «ticket climático» único y anual para todos los transportes públicos

Válido para todos los autobuses, trenes, tranvías y metros en todo el país

JUAN CARLOS BARRENA Corresponsal en Berlín

Con el fin de reducir la circulación por carretera y contribuir a la disminuir las emisiones de CO2, Austria aprobó hoy la introducción de un «ticket climático» único y anual para toda la república alpina. Con un coste de 1.095 euros anuales o tres euros diarios, el billete único permitirá utilizar todos los trenes, autobuses, tranvías y metros en todo el país sin límite de distancias y válido para todas las compañías y empresas de transporte que operan en la república alpina, públicas y privadas. La oferta comenzará a aplicarse a finales de octubre y ha sido posible gracias a un acuerdo previo de los gobiernos de los distintos estados federados de Austria.

Madrina del pacto ecológico, que figuraba como uno de los objetivos impuestos por Los Verdes en su acuerdo de coalición con el Partido Popular Austríaco (OEVP), ha sido Viena, donde desde hace años viene funcionando un billete único anual para todo el transporte público de 365 euros, el equivalente a un euro diario. La capital austríaca es considerada a nivel internacional, también en Alemania, como un ejemplo a seguir para el fomento del transporte público con el objetivo de conseguir un mínimo en la circulación de vehículos privados. Con la introducción del «ticket climático», conservadores y ecologistas llevan a la práctica el segundo gran proyecto de su gobierno para combatir el calentamiento del planeta. El mes próximo esperan aprobar una reforma fiscal ecológica con precios para las emisiones de CO2 de un mínimo de 30 euros por tonelada, aunque podría ser aún mayor.

Frente a otros países, Austria es uno de los mayores generadores de energía renovable, la mayor parte hidroeléctrica, con una tasa actual del 70% del total. La república alpina se ha comprometido a alcanzar el 100% de generación eléctrica verde hasta 2030. El balance en los transportes no es, sin embargo, tan positivo. Con el «ticket climático» el gobierno central y los ejecutivos regionales esperan conseguir que un buen número de automovilistas renuncien a sus vehículos y hagan uso del transporte público. El nuevo billete único será válido a partir del 26 de octubre con motivo del día de la fiesta nacional y tendrá precios reducidos para niños y jubilados, así como rebajas para quienes lo adquieran con antelación.