Agentes de la Policía, ante la clínica de Postdam donde fueron cometidos los crímenes. / AFP

Mata a cuchilladas a cuatro internos de un centro de discapacitados alemán

La sospechosa, que trabajaba en la institución desde hace veinte años, ha sido internada preventivamente en un hospital psiquiátrico

MARÍA MOLINOS Berlín

Una mujer de 51 años fue acusada este jueves de la muerte a cuchilladas de cuatros residentes del centro para discapacitados de Potsdam (este de Alemania) en el que trabajaba. La sospechosa ha sido internada de forma temporal en un hospital psiquiátrico.

La Fiscalía de Potsdam imputa a la detenida cuatro presuntos delitos de homicidio y otro en grado de tentativa -ya que una quinta residente fue también atacada y resultó herida grave- y solicita prisión preventiva. No obstante, la juez de instrucción, tras la comparecencia de la arrestada, decretó su internamiento provisional en un centro psiquiátrico al tener «razones de peso» para dudar de su estado mental, según explicó el fiscal superior de Potsdam, Wilfried Lehmann. Ahora expertos deberán determinar si la sospechosa está en plenitud de facultades y puede ser juzgada o sufre algún trastorno mental incapacitante.

LA CLAVE:

  • Varias horas después. El marido de la autora llamó a la Policía cuando ésta le confesó los crímenes al llegar al hogar familiar

El suceso se produjo el miércoles por la tarde en la residencia para discapacitados graves Oberlinhaus, un establecimiento de la organización religiosa Obra Diaconal. En sus instalaciones residen personas que precisan atención permanente. Algunas de ellos viven allí desde poco después de su nacimiento. Según recogió el diario 'Bild', la mujer irrumpió por motivos que se desconocen en varias habitaciones y atacó violentamente con un cuchillo a los residentes, provocándoles cortes en la garganta. «Las heridas de todas las víctimas se deben, por lo que se sabe hasta el momento, a un grave uso de la fuerza», se limitó a explicar la Policía. Mató a cuatro personas de entre 31 y 56 años. A continuación abandonó el centro y se marchó a casa, donde relató lo sucedido a su marido.

Motivos desconocidos

El hombre llamó de inmediato a las fuerzas de seguridad, que se personaron pasadas las nueve de la noche en la residencia de discapacitados, según informaciones de la televisión pública regional RBB. Los agentes tan sólo pudieron constatar la presencia de cuatro cadáveres. Por el momento se desconocen los motivos de la sospechosa, quien, según el semanario 'Der Spiegel', atiende desde hace veinte años a los internos. «No tenemos aún datos», reconoció Lehmann, que indicó que la mujer no ha testificado.

El complejo de la Obra Diaconal en Potsdam, donde se encuentra la residencia de discapacitados, ha quedado horrorizado por la tragedia. Su responsable religioso, Matthias Fichtmüller, calificó en una rueda de prensa de «gran conmoción» el estado que atraviesan los dos mil empleados de la institución, que, además de la citada residencia, cuenta con un hospital, guarderías y escuelas y centros de trabajo para personas con distintos grados de discapacidad.

La encargada de la residencia, Tina Mäueler, no quiso dar detalles sobre las víctimas. Se limitó a decir que los cuatro fallecidos llevaban mucho tiempo internos, dos de ellos desde que eran pequeños. Sólo en la residencia trabajan unas 80 personas.

El alcalde de Potsdam, Mike Schubert, calificó de «suceso incomprensible» lo sucedido y expresó su apoyo «en estos momentos difíciles» a los responsables del Oberlinhaus, a los pacientes, residentes y empleados. El jefe de gobierno del Estado federado de Brandeburgo, Dietmar Woidke, habló por su parte, de un «día duro» para todo el 'land'.

Según medios locales, se trata del delito de sangre más grave que se ha producido en Potsdam, la capital de Brandeburgo con unos 180.000 habitantes, en décadas.