Alemania suspende vuelos a países de alto riesgo por mutaciones de covid

Queda prohibido entrar en el país a pasajeros procedentes de Brasil, Portugal, Irlanda, Reino Unido y Sudáfrica

JUAN CARLOS BARRENA Berlín

El Gobierno alemán decidió limitar drásticamente el tráfico de viajeros y suspender todas las comunicaciones con varios países de tres continentes para evitar la propagación de las mutaciones más virulentas del coronavirus en Alemania. Desde este sábado quedan suspendidas prácticamente todas las conexiones aéreas desde este país con Brasil, Irlanda, Portugal, Reino Unido y Sudáfrica, tras la firma por parte del Consejo de Ministros del 'Decreto para la protección frente a peligros infecciosos originados por viajes relacionados con las nuevas mutaciones del coronavirus SARS-CoV-2'. Desde el domingo la prohibición se extiende a los pequeños Estados sudafricanos de Lesotho y Estwani y estará vigente hasta el próximo 17 de febrero. El decreto es de obligado cumplimiento por parte de compañías aéreas, empresas de ferrocarril, ferris y firmas de transporte de pasajeros en autobús.

De la prohibición de entrar en Alemania procedente de alguno de esos países quedan excluidos únicamente ciudadanos alemanes y aquellos extranjeros con permiso de residencia. Estará autorizada también la entrada de vehículos de carga, vuelos en aviones medicalizados y viajes por motivos humanitarios urgentes, así como el retorno de aparatos aéreos, buques y tripulaciones. El ejecutivo de Angela Merkel decidió dar este paso drástico ante el peligro que representan las nuevas mutaciones del coronavirus, más agresivas y contagiosas. «La dinámica de la propagación de esas variantes es especialmente preocupante en esos países», señala el decreto que establece las prohibiciones y los países afectados.

«Según cálculos del Gobierno británico la variante (detectada en ese país) es hasta un 70% más contagiosa y tiene una tasa de reproducción 0,4 puntos más alta que la variante hasta ahora conocida del SARS-CoV-2. La medida aprobada por el gobierno alemán establece que su cumplimiento debe ser vigilado y controlado por la Policía Federal. Berlín decidió dar este paso en solitario y con independencia de los 27 socios de la Unión Europea. El Ejecutivo de Merkel destacó que había resultado imposible consensuar una actuación común en el seno de la UE para hacer frente al peligro de las nuevas mutaciones del coronavirus. El decreto fue redactado ya este jueves por los secretarios de estado de los ministerios germanos de Exteriores, Interior, Sanidad y Justicia.

Este viernes fue revisado antes de su aprobación definitiva ante las objeciones presentadas por el Ministerio de Exteriores alemán, que consiguió ampliar la excepción de la prohibición a los pasajeros en tránsito en los aeropuertos internacionales alemanes, también por presiones de la aerolínea Lufthansa, una de las pocas grandes compañías aéreas que aún mantienen vuelos intercontinentales, aunque en número muy reducido. La aerolínea alemana mantiene aún 55 conexiones semanales con destinos en los países afectados por la prohibición.

El Gobierno alemán había complicado cada vez más la entrada en el país desde el extranjero. Unos 160 de los 200 países del mundo figuran en alguna de las tres categorías de riesgo por la epidemia de coronavirus establecidas por las autoridades germanas. La más alta integrada por los cinco países considerados de alto riesgo debido a las mutaciones. Para la más baja rige la obligación de guardar una cuarentena de diez días y hacer un test PCR lo más tarde 48 horas después de entrar en Alemania. Para las del segundo grupo, considerado de alto riesgo y en el que se encuentra, entre otros países España, es obligatorio viajar a Alemania con un test PCR negativo hecho en origen y que es controlado a la entrada, so pena de ser devuelto al país de procedencia de no poder presentarlo. La cuarentena de diez días es obligatoria, así como un segundo test PCR a los cinco días de llegar a este país.