Imagen tomada ayer, martes, en la puerta de una tienda de ropa en el último día de compras antes del cierre. / Afp /Vídeo: EP

Alemania registra récord de muertos con el comienzo del «cierre duro»

El presidente de la Asociación Médica Mundial advierte de que las restricciones se prolongarán hasta Semana Santa

JUAN CARLOS BARRENA

Coincidiendo con el comienzo del «cierre duro» dictado por el gobierno federal y los ejecutivos de los 16 estados federados este domingo, el número de fallecidos por coronavirus aumentó hoy explosivamente en Alemania hasta alcanzar cerca de un millar, con un total de 952 óbitos, según anunció el Instituto Robert Koch (RKI) de virología. Son casi 350 muertos más que la marca anterior, alcanzada el viernes de la semana pasada con 598 fallecidos, cuando se contabilizaron además 29.875 nuevos contagios en 24 horas, récord también hasta ahora de transmisiones del virus Sars-Cov-2 en este país. El RKI destacó que la cifra de nuevas infecciones desde la jornada anterior fue hoy de 27.728 personas, casi 7.000 más que el miércoles de la semana pasada, mientras la incidencia de la pandemia alcanzó igualmente una nueva cota máxima de 179,8 personas por cada 100.000 habitantes en una semana.

Mientras, Alemania entró la pasada medianoche en una fase de restricciones totales que durará inicialmente hasta el 10 de enero con el cierre de colegios y guarderías y la clausura de todos los comercios que no vendan artículos de primera necesidad. Además, varias regiones con elevadas tasas de infección, como es el caso de Baviera, Baden-Württemberg y Sajonia han decretado un toque de queda entre las 21,00 y las 05,00 horas. Están prohibidas además las reuniones de más de cinco personas de dos hogares distintos. Ante el inminente cierre de tiendas y grandes almacenes, centenares de miles de alemanes abarrotaron este martes las calles comerciales de las ciudades, formando en algunos casos largas colas a las puertas de los comercios para realizar las últimas compras navideñas, una situación que preocupa a los responsables nacionales de la lucha contra la epidemia.

El presidente de la Asociación Médica Mundial (AMM), el alemán Frank Ulrich Montgomery, se mostró entre tanto convencido de que el «cierre duro» decretado en Alemania se prolongará inevitablemente más allá del 10 de enero, ya que los modelos de cálculo indican que las medidas restrictivas no tendrán efecto antes del final de ese mes y no será hasta entonces cuando la incidencia de la enfermedad remita por debajo de los 50 nuevos casos por cada 100.000 habitantes en una semana. El presidente de la AMM señaló en declaraciones al grupo de medios Funke que los ciudadanos deben hacerse a la idea de que las restricciones se prolonguen por lo menos hasta Semana Santa. «Aunque las vacunaciones comiencen antes de lo esperado, su efecto será muy lento a la hora de mejorar la actual situación», afirma Montgomery, después de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) comunicara que el lunes próximo autorizará previsiblemente la vacuna desarrollada por el laboratorio alemán BioNTech y la farmacéútica estadounidense Pfizer.El presidente de la AMM subrayó que los políticos «no deben precipitarse» en el alivio de las restricciones si desean evitar nuevas oleadas de contagios y que el «cierre duro» tiene que irse reduciendo de manera lenta y prolongada. Montgomery comentó que con cada nueva oleada el virus se extiende con mayor fuerza entre la población y solo puede ser combatido entonces con medidas más extremas que las anteriores. «Debemos evitar el efecto yo-yó entre las distintas fases de 'lockdown'», advierte el líder médico mundial.

Por su parte, el ministro federal de Sanidad, Jens Spahn, ha anunciado que se dará a los ciudadanos la oportunidad de comunicar a través de una aplicación para móviles los posibles efectos secundarios que sientan tras ser vacunados. «Lo vamos a hacer de una manera muy, muy transparente, comunicando inmediatamente todo lo que se refiere a nuevas informaciones con motivo de la autorización (de la vacuna) y también después», dijo Spahn en declaraciones a la cadena pública de televisión ARD. La confianza en la vacunación «es lo más importante», subrayó el ministro. Este celebró como «una muy buena señal» el anuncio de la EMA sobre la inminente autorización de la primera vacuna contra el coronavirus en Europa y destacó que entre dos y cuatro días después comenzarán las vacunaciones en este país. Spahn señaló que Alemania espera recibir inmediatamente un primer lote de 400.000 dosis y que hasta el final del primer trimestre de 2021 calcula que se habrán administrado 13 millones de vacunas en este país.