Angela Merkel. / Afp

Alemania recuperará sus niveles económicos previos a la crisis a finales de 2021

Institutos económicos predicen para 2020 una contracción del PIB del 5,4%

JUAN CARLOS BARRENA Berlín

La recuperación del brusco colapso de la economía alemana como consecuencia de la epidemia de coronavirus pierde impulso, pero podría reanimarse en primavera hasta alcanzar los niveles previos a la crisis a finales de 2021. A esa conclusión llegan los cinco principales institutos de estudios económicos de Alemania en su peritaje de otoño para el gobierno federal, en el que predicen una contracción del PIB germano para 2020 del 5,4% frente al año anterior. Un pronóstico más negativo que el presentado en primavera, cuando esperaban que el retroceso de la economía más fuerte de la Unión Europea no superara el 4,2%. Hay que decir que entre una cifra y otra muchos economistas auguraron una contracción aún mayor. Los institutos DIW de Berlín, Ifo de Múnich, IWH de Halle, RWI de Essen y IfW de Kiel anuncian, sin embargo, una recuperación apreciable y un aumento del PIB alemán hasta el 4,7% para 2021. Una previsión igualmente inferior a la del informe de la primavera pasada en el que hablaban de un aumento del 5,8%.

La visión más pesimista de los expertos de los cinco institutos frente a su peritaje de abril pasado se debe a que el futuro proceso de recuperación de la economía nacional será más débil y lento. «Una buena parte del retroceso registrado en primavera ya se ha recuperado, pero el restante proceso de recuperación se enfrenta a un camino esforzado para retornar a la normalidad», dijo Stefan Kooths, responsable del departamento de coyuntura del Instituto de Estudios Económicos Mundiales de Kiel. La recuperación se ve frenada en parte por aquellos sectores empresariales que dependen en gran medida de los contactos sociales, como la gastronomía y el turismo, los organizadores de eventos o el tráfico aéreo.

«Es parte de la economía alemana continuará sufriendo largo tiempo bajo la pandemia de coronavirus y no se incorporará al proceso de recuperación hasta que no se retiren las medidas para prevenir las infecciones, algo que no esperamos antes del próximo semestre veraniego», señaló Klooths en rueda de prensa virtual, en la que subrayó que además son muchas las empresas que han suspendido sus inversiones a la espera del desarrollo de la situación. Pese a todo, los expertos que asesoran al gobierno de Berlín destacaron que la economía alemana se desarrolla mejor de lo esperado en los meses pasados. En el punto álgido de la primera ola de la pandemia de coronavirus, muchos economistas predijeron una contracción del PIB alemán del 9% y hasta el 10% y desde entonces el proceso de recuperación marcha mejor de lo esperado.

Decisivas para la creciente mejoría de la economía alemana siguen siendo las exportaciones, señalaron los cinco prestigiosos institutos, cuyo informe destaca que los programas coyunturales y paquetes de ayuda aprobados de urgencia por el gobierno y el parlamento alemanes han contribuido a que los ingresos de las economías familiares se mantuvieran relativamente estables en los momentos más críticos de la epidemia. Consecuencia de ello será, sin embargo, que los presupuestos nacionales de este año cerrarán con un déficit récord de 183.000 millones de euros, recuerdan los expertos en su análisis. Comentan también que el mercado laboral se ve igualmente bajo presión por la propagación de la enfermedad.

Pese a la aplicación masiva de ERTEs, el informe de los cinco institutos destaca que hasta mediados de año se perdieron en Alemania unos 820.000 puestos de trabajo y calcula que la tasa de desempleo aumentará este año hasta el 5,9%, mientras en 2021 bajará ligeramente hasta el 5,5%. El mayor riesgo para el pronóstico de los asesores gubernamentales se encuentra en el incierto desarrollo de la pandemia. Parten del supuesto de que las medidas preventivas para evitar el aumento de las infecciones serán retiradas paulatinamente hasta que en verano no afecten de manera apreciable a la actividad económica del país. Otro factor de inseguridad es el alcance de las insolvencias empresariales que se espera aumenten significativamente a partir de este otoño.

A la vista del análisis de los cinco institutos, el ministro federal de Finanzas, Olaf Scholz, ha advertido contra toda imprudencia en la lucha contra la pandemia, ya que de lo contrario «la recuperación se irá al garete». Si todos hacen su aportación para mantener bajo control las infecciones, Alemania «superará comparativamente bien la crisis», afirmó Scholz. Por su parte, el titular de Economía, Peter Altmaier, anunció una prórroga de las ayudas puente para las empresas del sector gastronómico, turístico y de ocio hasta mediados de 2021, seis meses más de lo previsto inicialmente.