El presidente ruso Vladimir Putin / . Afp

Alemania quiere castigar directamente a Putin con nuevas sanciones

Lambrecht: los responsables de la agresión a Ucrania deben sufrir «consecuencias personales»

JUAN CARLOS BARRENA Corresponsal en Berlín

La ministra federal alemana de Defensa, la socialdemócrata Christine Lambrecht, exige que nuevas sanciones de Occidente para presionar a Rusia por el conflicto de Ucrania estén dirigidas directamente contra el presidente ruso, Vladimir Putin, y su entorno. «Los responsables de la agresión» deben sufrir «consecuencias personales», afirma Lambrecht en el dominical Bild am Sonntag, en el que subraya que «actualmente debemos apuntar a Putin y su entorno». Poco antes de partir hacia Lituania para su primera visita oficial al extrenjaro, la política del principal partido de gobierno germano y exministra federal de Justicia propone que el máximo mandatario ruso y su equipo de gobierno «no puedan viajar, por ejemplo, de compras a los Campos Elíseos en París».

Ante el masivo movimiento de tropas rusas ante la frontera oriental de Ucrania, donde el Kremlin ha concentrado entre tanto más de 100.000 hombres y numeroso material bélico, la Unión Europea y el G7 temen que Moscú esté preparando la invasión de su país vecino, por lo que han amenazado ya con «consecuencias masivas». El semanario Der Spiegel señala en su edición de este fin de semana que, además de duras sanciones económicas por parte de Occidente, la Alianza Atlántica estudia reforzar apreciablemente su presencia militar en los territorios de sus socios situados geográficamente más cerca de Rusia.

«Puedo comprender muy bien los temores de los ucranianos», asegura la titular alemana de Defensa, que, sin embargo, se muestra muy reservada ante la opción de que la OTAN envíe tropas a ese país. «Debemos agotar todas las opciones de la diplomacia y las sanciones económicas», comenta Lambrecht, quien además advierte de que «todos los próximos pasos deben ser estrechamente consensuados en la alianza». La ministra alemana visitará en Lituania el contingente alemán que dirige la misión de la OTAN en los países bálticos con tropas de varios países asociados como medida disuasoria y para hacer frente a una posible agresión rusa.

En sus declaraciones al dominical, Lambrecht propone además retirar de Mali las tropas alemanas que colaboran con Francia en la lucha contra los movimientos yihadistas en la región y el traslado de su misión a otro país ante el creciente peligro para los militares allí desplazados. «La seguridad de nuestros soldados es para mí prioritaria», comenta la política socialdemócrata, quien considera necesario verificar si el entrenamiento de los soldados de Malí que realizan las tropas alemanas «puede realizarse en otro lugar más seguro o incluso mejor». Alemania tiene 1.100 solados en Mali que participan en la misión «Minusma» de la ONU y otros 600 en una misión de adiestramiento de tropas locales.