Imagen del 'Aita Mari' durante una de sus rutas. / SMH

El 'Aita Mari' rescata a 105 inmigrantes al sur de Lampedusa

El barco de la ONG vasca Salvamento Marítimo Humanitario pide un puerto seguro para desembarcarlos, al igual que la nave de Sea Watch, con 409 personas a bordo

DARÍO MENOR Corresponsal en Roma

El barco 'Aita Mari', fletado por la ONG vasca Salvamento Marítimo Humanitario (SMH), rescató este martes a 105 migrantes, entre ellos dos menores, al sur de la isla italiana de Lampedusa, en el centro del Mediterráneo y en aguas de la zona de búsqueda y rescate de Malta. Todos los desplazados se encuentran bien, aunque con signos de agotamiento tras pasar cuatro días a la deriva en el bote con el que trataban de llegar a Europa y cuyo único motor había dejado de funcionar. Todos los migrantes son egipcios, excepto uno de ellos que procede de Gambia. La operación de rescate se desarrolló tras informar a las autoridades maltesas, que no ofrecieron respuesta, y después de que un barco pesquero que se encontraba en la zona diera la voz de alarma por radio sobre la situación desesperada de la embarcación.

Los responsables de SMH piden ahora a las autoridades europeas un lugar donde desembarcar a los migrantes, recordando que los puertos más cercanos donde llevarlos serían de Italia y Malta, pues Libia no ofrece condiciones de seguridad para estas personas. «Las devoluciones que realizan sus guardacostas deja en evidencia que no tienen la capacidad ni la voluntad de cumplir con los derechos humanos ni las leyes internacionales», advirtió SMH.

En una situación similar se encuentra el barco humanitario de la ONG alemana Sea Watch, que lleva a 409 inmigrantes tras realizar varios rescates, los dos últimos este lunes. Casi una tercera parte de estas personas son menores de edad. La organización humanitaria germana pidió que se acelere su desembarco en un lugar seguro por su debilidad, sufrimiento y fragilidad psicológica. Son también abundantes los casos de quemaduras por contacto con el carburante, lo que llevó a que la Guardia Costera italiana evacuara este martes a tres mujeres para que pudieran recibir adecuada atención médica en tierra. Esta ONG denunció además un nuevo caso de brutalidad por parte de los guardacostas libios, que abordaron a toda velocidad una embarcación cargada con 80 inmigrantes, poniendo sus vidas en peligro. Los desplazados fueron luego subidos a bordo y llevados de vuelta al país norteafricano.

Estos rescates tienen lugar después que el pasado domingo murieran al menos cuatro personas en un naufragio acaecido en las inmediaciones de la ciudad tunecina de Mahdia, al sureste de esta nación. Hay además 21 desaparecidos. En lo que llevamos de año, más de 250 personas han fallecido o desaparecido cuando trataban de llegar a Lampedusa, situada a apenas 200 kilómetros de distancia de las costas tunecinas. En el mismo período, 12.700 migrantes, de los que la mitad eran tunecinos y el resto de otros países africanos, consiguieron llegar a territorio italiano, según el último informe de la Media Luna Roja. Túnez vive una grave inestabilidad política y social desde que, el pasado mes de julio, el presidente, Kais Said, disolvió el Parlamento y cesó al primer ministro, Hichem Mechichi, lo que fue considerado un claro «golpe de Estado» por los principales partidos políticos del país.