La UE reabrirá sus fronteras a turistas vacunados de terceros países

Exigirá que hayan recibido la pauta completa al menos 14 días antes de su viaje y se reserva imponer restricciones adicionales

SALVADOR ARROYO

La UE da un salto esperado hacia la normalidad. Apenas dos semanas después de que la Comisión Europea lanzara una propuesta para la reapertura de las fronteras a terceros países, los Veintisiete han cerrado este miércoles un acuerdo que, aunque aún debe ser ratificado en consejo de ministros europeos, dará un impulso clave al turismo. Los ciudadanos extracomunitarios podrán moverse de nuevo por Europa si acreditan estar vacunados con la pauta completa de cualquiera de las fórmulas autorizadas por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), aunque dependerá de cada socio de la Unión autorizar las entradas con otros sueros que hoy estén en proceso de validación por parte del regulador europeo.

El nuevo escenario sería una realidad en junio, aunque ya se asume que será difícil que la UE recupere al menos este año el podio como receptora del 40% de los viajes de ocio internacionales. Sea como fuere, es un paso decisivo que pone fin a meses de bloqueo generalizado a los viajes considerados no esenciales, aunque sí se permitían desde el pasado verano con un número muy limitado de países extracomunitarios.

La condición clave es la vacunación. Técnicamente se plantea como referencia que esos viajeros hayan recibido, al menos 14 días antes de la llegada, la última dosis recomendada de las vacunas. Y dado que esta medida coincidiría en el tiempo con la puesta en marcha del Certificado Covid-19 para los desplazamientos en la UE se plantea que se utilicen las mismas pautas. Que no se establezcan criterios de control distinto para europeos y no europeos.

Aunque dado que el control, de las fronteras es competencia nacional se deja abierta la opción de que los Estados apliquen medidas adicionales, como PCR complementarias. Por el momento, el acuerdo obliga a que la vacunación sea tenida en cuenta en aquellos países que ya la tienen como referencia. Es el caso, por ejemplo, de Italia o Grecia, que la consideran como primera opción, además del test negativo de coronavirus o la prueba de anticuerpos por haber superado la enfermedad. Criterios, todos ellos, que formarán parte del Certificado Verde Digital unificado para favorecer la movilidad en todo el Espacio Schengen, que quedará encarrillado en los próximos días.

Vídeo. El Gobierno ve una buena noticia en la apertura de las fronteras de la UE. / EP

En estos momentos se encuentra en negociaciones con el Parlamento Europeo, que ha solicitado utilizar el instrumento de apoyo de emergencia europeo para asignar una cantidad de dinero que garantice «pruebas accesibles, oportunas y gratuitas». De ese modo, se intenta salvar el rechazo de muchos Estados a posibilitar la gratuidad de los test covid por considerar que la factura sería inaudible especialmente en países turísticos de referencia como España.

Un umbral de 75 infecciones

El acuerdo alcanzado este miércoles por los embajadores permanentes de los Veintisiete en Bruselas, también contempla modificar el umbral de referencia para levantar la barrera con países de fuera de la UE. Se pasa de los 25 a los 75 casos positivos por cada 100.000 habitantes. Y se refuerza el mecanismo del 'freno de emergencia' o, lo que es lo mismo, la reversión inmediata y con carácter de urgencia del permiso de viaje cuando «cuando la situación epidemiológica de un país no perteneciente a la UE empeore rápidamente y, en particular, si se detecta una variante de preocupación o interés».

Australia, Israel (desde este mismo mes), Corea del Sur, Singapur, Nueva Zelanda, Tailandia, Ruanda, Corea del Sur, Singapur y China constituyen la lista de países con los que se permiten viajes. En el caso de China, al no existir reciprocidad, no se ha cumplido de forma efectiva. Un criterio este, el de la reciprocidad, que se da por hecho va a ser otra condición clave con la reapertura más flexible que se plantea a partir de este momento. Con Estados Unidos, la Comisión Europea ya la negocia desde hace semanas. Reino Unido, ya fuera de la Unión, es otro de los países con los que se está en conversaciones.