Tropas rusas con su característico símbolo 'Z'. / REUTERS/Alexander Ermochenko

EE UU se compromete a suministrar gas a Europa para los próximos dos años

Washington ofrece 15.000 millones de metros cúbicos para reducir la dependencia de la UE de Rusia

OLATZ HERNÁNDEZ Corresponsal. Bruselas

Las sanciones occidentales a Rusia han supuesto un mazazo a su economía, pero hace ya un tiempo que la presión por endurecer esas medidas va en aumento. Los líderes europeos están divididos sobre los embargos energéticos a Rusia, debido a la enorme dependencia del continente del suministro de gas y petróleo, y muchos países piden cautela. Este viernes, Estados Unidos ha dado un paso adelante y ha ofrecido a la UE gas para los próximos dos años, como vía para reducir la dependencia de Rusia y poder endurecer sus castigos.

En la comunicación conjunta con la Comisión Europea publicada este viernes, EE UU asegura que trabajará de forma conjunta con socios internacionales para hacer llegar a Europa 15.000 millones de metros cúbicos de GNL -gas natural licuado- este año. Y Washington espera aumentar ese suministro en el futuro para aumentar las reservas europeas con mecanismos a largo plazo que «impulsen la inversión» en la importación y exportación de GNL.

El plan estadounidense para suministrar energía a Europa se hizo público el pasado 17 de marzo, cuando Biden aseguró que el país aseguraría la seguridad del suministro del continente, aunque no se dieron a conocer los detalles. En su visita ayer al Consejo Europeo, el presidente pidió «mano dura» con Putin, a quien acusó de llevar a cabo una masacre en Ucrania.

Según detalla el documento, el Ejecutivo comunitario y Washington trabajarán codo con codo para «asegurar una demanda estable de 50 millones de metros cúbicos de GNL estadounidense hasta, al menos, 2030». España es un país clave en el suministro de GNL a Europa, ya que concentra gran parte de las regasificadoras del continente. Bruselas lleva semanas trabajando para mejorar las interconexiones de la península ibérica con el resto del continente para poder asegurar el suministro en caso de que hubiera un corte por parte de Moscú.

LA CLAVE:

  • Razones en contra. El impacto económico y la necesidad de reservar medidas adicionales frena a algunos Estados

  • El paso de Washington. EE UU ya ha decretado un embargo a las importaciones de gas y petróleo ruso

Las energías renovables son otra de las patas sobre las que se asienta el plan energético europeo. Los Veintisiete quieren impulsar las inversiones verdes para acelerar la transición ecológica y lograr su independencia energética. En el corto y medio plazo, sin embargo, el continente deberá depender de distintos mix energéticos, que varían en función del país, pero que incluyen sin excepción el gas.