Un viaje a la Grecia de Hércules

14/04/2019

Después de ocho años organizando viajes a Marruecos, Carmelo Navarro y Verónica Eiriz ponen un nuevo rumbo en su horizonte. Ambos invitarán a los viajeros que se precien a descubrir el país de una manera diferente, alejados de la oferta de grandes touroperadores

ETIQUETAS:

«Todo lo que puedo decir de Grecia es que es un viaje hipnótico y muy romántico, explica Verónica Eiriz que, junto con Carmelo Navarro forman Oasis Expediciones. «La luz del Mediterráneo es diferente, los azules son más intensos y la gente es muy cariñosa», añadió.

Ni Mikonos ni Santorini, la isla estrella en este recorrido será Hidra y sus calles sin vehículos pero con burros

Ambos iniciaron su andadura en 2011, cuando vieron la necesidad de transmitir su fascinación por otro país, Marruecos, pero ofreciendo una alternativa a la oferta de las grandes agencias para aproximarse a su verdadera cultura y su paisaje. Ahora se embarcan hacia un nuevo destino, a partir de junio, pero siguiendo la filosofía de siempre: entornos privados, alojamientos hoteleros familiares y con encanto y grupos de entre 10 y 15 personas máximo– que se configuran en función de perfiles similares– para crear un clima de complicidad entre los viajeros y una mayor interacción con los residentes del lugar.

En esta ocasión seguirán los pasos de Hércules, saliendo desde Madrid, pasando inevitablemente por Atenas y recorriendo sobre todo la Agólida y el Peloponeso, según explica la pareja. Los valles y las montañas de Corintia, que en la antigüedad daban el famosos vino de Nemea, el lago Estínfalo, alimentado por corrientes subterráneas naturales o la localidad costera de Loutraki, «santuario de Afrodita» y famosa por sus cerámicas, serán algunas de las paradas en el itinerario. «Hemos escogido sitios muy raros, fuera de lo que te encuentras en una revista (Mikonos, Santorini...)».

La isla que no pudieron pasar por alto, sin embargo, fue la de Hidra, un lugar que parece haberse estancado en el tiempo y que ha cautivado a artistas e intelectuales como Audrey Hepburn o Leonard Cohen. Sus casitas de pescadores medio escondidas, que brillan por sus encalados blancos y ventanas y puertas de vivos colores, parecen sacadas de un decorado de película. «Ese encanto especial se extiende a las costas, con calas diminutas e inverosímiles de agua cristalina, donde hay unas puestas de sol preciosas», relata Eiriz con un aire nostálgico, y señala, además, que se trata de una isla alejada de los ruidos a los que estamos acostumbrados, ya que no hay ningún vehículo para transitar por sus calles, sólo burros.

Un viaje a la Grecia de Hércules

Para este viaje de unos diez días, la pareja tiene pensadas tres rutas diferentes, en función de la época del año. «Es importante tener algo de flexibilidad, porque en los viajes organizados todo está muy ajustado; si tienen previsto ir a la playa y llueve, por ejemplo, te aguantas. Nosotros tenemos siempre un plan b». Así, plantean la experiencia como un «viaje de amigos», pero con la confianza de que ambos profesionales están disponibles 24 horas para cualquier eventualidad que pueda surgir. En cuanto a sus precios, explican que rondan entre los 1.000 y 1.300 euros para una media de entre cinco y diez días, dependiendo de la época del año.

Diez días que «saben a poco»

Una de las principales claves para la pareja es el humor y el factor sorpresa. Por ello, aseguran, justo al aterrizar en Atenas, a los viajeros les esperará la primera, que aún prefieren no desvelar. «No damos tiempo de aburrirse», afirma Navarro, que asume su rol de «cómico frustrado» junto al de guía intrépido. «Damos el suficiente tiempo para disfrutar el lugar pero nos gusta dejarles con ganas de quedarse un poco más, así nunca se hace cansado y tienes ganas de volver».

Para estrechar lazos entre los miembros del grupo, además, tienen preparada alguna que otra actividad, como la de valerse de un mapa y sus propias habilidades para encontrar el paradero de su hotel. «Una persona se lleva las maletas, y nosotros les damos las claves necesarias; el primero en llegar obtiene un premio» se ríen estos organizadores llenos de la emoción por experimentar el resultado de su primer viaje oficial.

Otro de los principales reclamos de este país es la gastronomía. En Grecia, cuentan, los sabores son diferentes al resto de Europa, y la presentación de los platos recuerdan más a un artista que a un cocinero. «Las ensaladas, el pan con aceite y orégano...todo está espectacular», señalan. «Luego hay tabernas donde llegas y sólo tienen cuatro o cinco platos del día, siempre con ese toque humilde y casero, eso es lo que queremos que pruebe la gente», explica Eiriz.

Un viaje a la Grecia de Hércules
Próximo destino

A pesar de llevar casi 30 años visitándolo, Navarro y Eiriz aseguran que no dejarán de acudir a Marruecos, no sólo porque cada viaje es diferente, sino porque cambia con cada estación. Pero en su orizonte más próximo ya tienen otros dos países que pretenden explorar. Para 2020 organizarán su primer viaje a Turquía y comenzarán los preparativos para poner rumbo a Armenia. «Es un país poco explotado turísticamente y, en cambio, ofrece unas posibilidades increíbles», indican, asegurando que su pequeña aventura por el mundo no tiene límites. Su objetivo, en realidad, es romper con los prejuicios de quienes se sumen a sus viajes.