Trump cambia de postura y se plantea cooperar con el Congreso sobre Ucrania

18/11/2019

El presidente estadounidense, Donald Trump, abrió este lunes la puerta a declarar por escrito ante el Congreso en el marco de las investigaciones para un posible impeachment (juicio político) contra él, lo que supone un giro radical en su estrategia para tratar de evitar que funcionarios de su Gobierno testifiquen sobre el caso de Ucrania.

«A pesar de que no hice nada malo y no me gusta dar credibilidad a este engaño sin el debido proceso, me gusta la idea y lo haré para que el Congreso vuelva a centrarse (en temas legislativos). ¡Me lo estoy planteando seriamente!", dijo Trump en Twitter sobre una hipotética declaración acerca de la llamada telefónica de julio pasado con su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski.

Las investigaciones de la Cámara de Representantes buscan determinar si Trump bloqueó de manera consciente la entrega de ayuda militar de 400 millones de dólares a Ucrania para obtener una investigación de Kiev sobre el ex vicepresidente y su actual rival político, Joe Biden, y los negocios de su hijo Hunter en ese país.

Esta es la primera vez que Trump habla sobre la posibilidad de testificar ante el Congreso, que hasta ahora ha acogido varias audiencias públicas en la primera fase de la investigación para un eventual juicio político, y representa un cambio en su táctica de esquivar las citaciones de los demócratas en la Cámara.

Riesgos

El último en rehuir una de ellas fue el jefe interino de Gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, cuyo abogado esperó hasta el último minuto antes de que empezara la audiencia a la que debía asistir para informar a los congresistas de que desobedecería la citación judicial y no asistiría, tras acogerse al principio de "inmunidad absoluta" de los asesores del presidente.

En caso de que Trump finalmente presente una declaración por escrito en lugar de testificar ante el Congreso en persona, el mandatario eludiría las preguntas de los legisladores liberales que podrían ponerle en peligro de perjurar accidentalmente contra sí mismo.

Precisamente, ese fue el principal temor de su equipo legal cuando se puso sobre la mesa la posibilidad de que Trump declarase en persona frente a Robert Mueller, el fiscal especial que investigó la conocida como "trama rusa", que indagó sobre la injerencia rusa en la campaña de las elecciones de 2016.

En su informe final, Mueller aseguró que las respuestas escritas de Trump a sus preguntas fueron "inadecuadas" e "incompletas o imprecisas" y concluyó que pudo haber una posible obstrucción a la justicia por parte del presidente durante su investigación.

Pese a que parece que la declaración ante el Congreso sobre Ucrania será igualmente escrita, sus respuestas estarán redactadas bajo juramento.

Escepticismo

El anuncio de Trump llegó este lunes después de que la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, le invitase públicamente a testificar frente a los legisladores a través de una entrevista televisada este fin de semana.

Sin embargo, parte de la bancada demócrata se mostró hoy escéptica sobre el contenido y la utilidad del posible testimonio del mandatario.

Hasta ahora, las transcripciones de dos de sus llamadas con Zelenski han sido divulgadas por la Casa Blanca en aras de la transparencia, aunque han supuesto que la oposición demócrata acuse a Trump de "traidor" por querer interferir en las elecciones de 2020.

Una de ellas, que tuvo lugar el 25 de julio, fue el motivo por el que un funcionario de la inteligencia estadounidense presentase una queja formal de manera anónima que a la postre dio paso a la investigación actual sobre el comportamiento de Trump.

Declarantes

A la espera de que Trump presente o no su declaración sobre este tema, la secuencia de audiencias públicas continuará esta semana con ocho funcionarios o exfuncionarios.

Este martes declarará el teniente coronel del Ejército Alexander Vindman, que desbarató el argumento de Trump de que todos los testigos de la investigación tenían información "de segunda o tercera mano" sobre sus presiones a Ucrania.

Vindman, el principal experto en Ucrania del Consejo de Seguridad Nacional (NSC, en inglés) de la Casa Blanca, escuchó personalmente la llamada del pasado 25 de julio en la que Trump pidió a Zelenski que investigara a Biden y alertó a sus superiores por considerar que esa petición "no era adecuada".

También harán lo propio mañana el exenviado especial para Ucrania, Kurt Volker, y Jennifer Williams, una de las asistentes del vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

En los próximos días declararán el embajador de EE.UU. ante la UE, Gordon Sonland, y la exasistente de Trump para Rusia, Fiona Hill, entre otros.