El director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, durante una rueda de prensa. / reuters

700.000 muertes en cuatro meses si no se toman medidas en Europa

La Organización Mundial de la Salud ha explicado que «cabe esperar» que los servicios de cuidados intensivos se vean bajo presión alta o extrema «en 49 de los 53 países» de la región

COLPISA/ AFP

Alrededor de 700.000 personas podrían morir de aquí a marzo por covid en Europa si se mantiene la actual tendencia de contagio, alertó ayer la oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según explicó en un comunicado «cabe esperar» que los servicios de cuidados intensivos se vean bajo presión alta o extrema «en 49 de los 53 países que componen la región Europa de aquí al 1 de marzo de 2022» y que «los muertos acumulados superen los 2,2 millones hasta la primavera».

Actualmente, en la región han fallecido 1,5 millones de personas debido a la covid. Para la OMS, el aumento de los casos se explica por la combinación de tres factores: la virulencia de la variante delta, muy contagiosa, la vacunación insuficiente y una flexibilización de las restricciones sanitarias. Según cifras oficiales, las muertes vinculadas al coronavirus se han duplicado desde finales de septiembre y pasaron de 2.100 al día a casi 4.200, en promedio en Europa.

«La situación es muy seria. Nos enfrentamos a un invierno lleno de desafíos», dijo el director para Europa de la OMS, Hans Kluge, pidiendo que a la vacuna se sumen medidas de prevención como el uso de la mascarilla, la higiene y la distancia física. Según la OMS, el uso de la mascarilla reduce en un 53% la incidencia de la enfermedad. Si su utilización fuera generalizada se podrían evitar más de 160.000 muertes hasta el 1 de marzo, estiman.

La OMS recomienda también una dosis de refuerzo de la vacuna, la implantación del «pasaporte covid», el aislamiento de quienes tienen síntomas, los test, el rastreo y las cuarentenas. «Para vivir con este virus y seguir con nuestra vida diaria necesitamos un enfoque que exceda a la vacuna, como incorporar medidas preventivas en nuestras rutinas», mantuvo Kluge.