El Tapajós, uno de los ríos de aguas claras más grandes de Brasil, se tiñe de color chocolate debido a los vertidos mineros ilegales de oro y al lodo

ATLAS ESPAÑA

El cambio de color de uno de los ríos de aguas claras más grandes de Brasil, el Tapajós, se debe casi con certeza al lodo y al vertido de unos 7 millones de toneladas de sedimentos de los mineros ilegales de oro, según activistas ambientales.Se le llamó el "Río Azul" debido a sus aguas claras. Pero desde 2019 el Tapajós ha atraído una avalancha de mineros de oro a medida que los precios mundiales se disparaban y la ley ambiental se tambaleaba bajo el gobierno de extrema derecha de Brasil.Los mineros ilegales derriban árboles y cavan pozos, y utilizan barcazas de dragado que aspiran el lodo y el agua en busca de oro.Ahora el agua está turbia, de un color chocolate, que puede verse a lo largo de cientos de kilómetros, saliendo de los afluentes y bajando por el Tapajós hasta su confluencia con el río Amazonas. Un cambio de color que coincide con el rápido aumento de la actividad minera de oro en la región.