El primer ministro de Armenia y los presidentes de Bielorrusia, Kirguistán, Kazajistán y Tayikistán junto al mandatario ruso, Vladímir Putin. / afp

Suecia lanza su candidatura a la OTAN

El Kremlin avisa de que la expansión de la Alianza a este país y Finlandia «sin duda provocará nuestra respuesta»

OLATZ HERNÁNDEZ Corresponsal. Bruselas RAFAEL M. MAÑUECO Corresponsal. Moscú

Suecia dio este lunes un nuevo impulso a su objetivo de integrarse en la OTAN, anunciando su intención formal de convertirse en país candidato a entrar en la Alianza. El paso dado por el Gobierno de Estocolmo, un día después de que Finlandia oficializara también la misma petición, es consecuencia de la invasión rusa en Ucrania y ha levantado ampollas en el Kremlin.

El presidente, Vladímir Putin, parece conservar la esperanza de poder disuadir a los dos países nórdicos de que su adhesión no les reportará nada bueno. Las advertencias de Moscú al respecto se producen casi a diario. Este lunes fue lanzada por el propio Putin durante una reunión de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva.

«Rusia no tiene problemas con estos estados -Finlandia y Suecia-, por lo que no representa una amenaza directa para Rusia su posible adhesión» a la OTAN, manifestó el mandatario ruso ante sus colegas de Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán y Tayikistán. «Pero la expansión de la infraestructura militar de la Alianza en esos territorios sin duda provocará nuestra respuesta», avisó.

LAS FRASES:

  • Vladímir Putin - Presidente de Rusia. «La entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN no es una amenaza directa, pero exacerba una situación que ya era difícil»

  • Magdalena Andersson - Primera ministra sueca. «Lo mejor para la seguridad de Suecia y de los suecos es entrar en la OTAN y hacerlo junto con Finlandia»

Según sus palabras, la medidas de réplica «dependerán de las amenazas para nuestra seguridad que surjan» tras la integración de Finlandia y Suecia en la OTAN, cuya ampliación, añadió, «es un problema creado de manera completamente artificial». Putin afirmó además que la Alianza Atlántica «es un instrumento de la política exterior de Estados Unidos y la aplica de manera bastante persistente, hábil y muy agresiva». A su juicio, «todo esto está agravando la ya difícil situación internacional en materia de seguridad». Y reiteró su manido argumento de que los «extremistas nazis» forman parte de la dirección de Ucrania.

La respuesta del Kremlin llegaba poco después de que la primera ministra finlandesa, Sanna Marin, y el presidente del país, Sauli Niinistö, hicieran oficial el domingo la solicitud de ingreso en la OTAN. Y de que este lunes en una rueda de prensa junto al líder del opositor Partido Moderado, Ulf Kristersson, la 'premier' sueca, Magdalena Andersson, destacara que el país «está abandonando una era para entrar en una nueva».

El texto de Estocolmo detalla que la solicitud está sujeta a que la OTAN no despliegue armamento nuclear ni bases permanentes en su territorio, en una decisión que califica de «histórica». Y que lo es, porque ambos países llevan décadas entregados a una neutralidad que comenzó a desdibujarse con la invasión de Ucrania. Una ofensiva que Putin justificó también en el acercamiento a la OTAN y su apoyo político, diplomático y militar al Gobierno ucraniano.

«La situación ha empeorado»

Para la ministra de Asuntos Exteriores sueca, Ann Linde, la situación en materia de seguridad «ha empeorado para Suecia y para Europa en su conjunto». Finlandia comparte una frontera de más de 1.300 kilómetros con Rusia y una historia con varios episodios convulsos.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, se ha mostrado favorable a la candidatura conjunta de los dos países. «Si deciden solicitar su ingreso será un momento histórico. Su adhesión aumentaría nuestra seguridad compartida, demostraría la política de puertas abiertas de la OTAN y que la agresión no merece la pena», aseguró. La luz verde decisiva tardará aún varios meses. Requiere la aprobación de los treinta aliados de la organización (en sus respectivos parlamentos nacionales).

Turquía es el único país que ha expresado reticencias. Este lunes su presidente, Recep Tayyip Erdoğan, volvió a insistir en que «no diremos 'sí' a aquellos (países) que aplican sanciones a Turquía para entrar en la OTAN». E incidió en que Suecia y Finlandia alberga a organizaciones «terroristas», en referencia a distintos grupos kurdos.