Al menos seis muertos por un bombardeo ruso sobre Járkov

ATLAS ESPAÑA

Los bomberos no han podido hacer prácticamente nada. El misil ruso reducía el edificio a una enorme montaña de escombros. Cincuenta personas vivían en él. Se han recuperado cadáveres a lo largo de toda la noche y de todo el día. Y, con todo, aún sigue habiendo desaparecidos. No ha sido este el único ataque en la región de Járkov, que el Kremlin sigue bombardeando aparentemente sin más intención que la de sembrar el terror. Con la luz, los que aún viven para recordar esta imagen toda su vida, escarban entre las vigas y la madera en busca de algún objeto. El ruido de las excavadoras no consigue tapar el del llanto y los abrazos son la única terapia eficaz contra la desolación.