Soldados ucranianos en retirada tras tomar las tropas rusas la ciudad de Severodonetsk. / o. ratushniak / efe

Rusia controla Severodonetsk y entregará misiles con capacidad nuclear a Bielorrusia

Era el único gran asentamiento de la región de Lugansk que aún no estaba en manos de Putin y con lo que refuerza aún más la conexión que pretende en el este de Ucrania

R. C.

Rusia ha logrado su segundo mayor éxito en la guerra de Ucrania después de la conquista de Mariúpol. Las tropas de Moscú consiguieron tomar este sábado el control total de la ciudad de Severodonetks, el único gran asentamiento de la región de Lugansk que aún no estaba en manos del presidente Vladímir Putin y con lo que refuerza aún más la conexión que pretende en el este del país. «La ciudad está totalmente bajo la ocupación de la Federación Rusa. Están intentando imponer su propio orden. Hasta donde sé han nombrado un 'comandante'», manifestó el alcalde de la región, Oleksandr Striuk.

En cuanto a los combatientes y civiles atrincherados en la planta industrial de Azot, el regidor ucraniano aseguró que comenzaron a abandonar el refugio. Apuntó, eso sí, que la evacuación solo se puede hacer en dirección a los territorios controlados por Moscú, ya que a través del frente es imposible.

En ese sentido, el presidente de la república rusa de Chechenia, Ramzan Kadirov, anunció que 800 civiles fueron «liberados» de Azot. «En el aeropuerto están siendo liquidados los restos de los grupos armados. Todo su territorio está bajo control», dijo a través de Telegram.

Por otra parte, Putin anunció este sábado que entregará «en los próximos meses» a su homólogo bielorruso, Alexander Lukashenko, misiles de corto alcance con capacidad nuclear. En concreto, serán «sistemas de misiles tácticos Iskander-M, que pueden utilizar misiles balísticos o de crucero, en sus versiones convencionales y nuclear», declaró el jefe del Kremlin.

Ataques desde Minsk

Aunque las tropas de Minsk no han participado estos meses en la contienda, sí ha servido de apoyo a Moscú. Pero este sábado, según denunció Kiev, un «bombardeo masivo» con misiles rusos lanzado desde Bielorrusia alcanzó la región de Chernígov. «Veinte cohetes apuntaron contra el pueblo de Desna», indicó el Ejército ucraniano. Los ataques impactaron en diferentes infraestructuras, aunque no hubo víctimas.

Además, los últimos enfrentamientos han provocado la muerte de al menos 80 combatientes polacos que se unieron a las filas de Ucrania. El ataque a estos «mercenarios», según los calificó el Kremlin, tuvo lugar en Donetsk.