La lucha contra el coronavirus

Rusia planea reabrir su industria turística hacia el 1 de julio

20/05/2020

El gobierno de Berlín cuenta con un fondo de 50.000 millones de euros de ayudas sin retorno

ETIQUETAS:

La industria turística rusa, sus resorts, balnearios, hoteles y líneas aéreas, podrían volver a estar funcionando a partir del 1 de julio, pese a que la epidemia de Covid-19 no está actualmente superada. Así lo estima el presidente del comité parlamentario de Cultura y Deportes, Mijaíl Dégtiarev. En declaraciones a la medios de comunicación rusos, Dégtiarev, afirmó ayer que «esperamos que desde el primero de julio se reanuden las conexiones aéreas y terrestres dentro de Rusia y se reabran los hoteles (...) también los balnearios y sanatorios».

Aparte del atractivo turístico de las grandes ciudades rusas y de las rutas medievales del «Anillo de Oro» (Yaroslavl, Vladímir, Súzdal y otras bellas localidades), Rusia ofrece sol y playa en distintos puntos de la costa del mar Negro, Sochi es uno de los más conocidos, además de montaña en Altái y el Cáucaso Norte y bosque por todo el país, sobre todo en Siberia. Todo ello sin olvidar el turismo de aventura en el Ártico y la península de Kamchatka. La directora de la agencia estatal de turismo Rosturizm, Zarina Dogúzova, asegura que una desescalada paulatina en el sector comenzará ya en junio.

Sin embargo, Moscú, una ciudad que junto con San Petersburgo absorbe en condiciones normales la mayor parte del turismo cultural , gastronómico y de compras, tanto extranjero como local, no va estar enseguida preparada para recibir viajeros. Así lo aseguró ayer ante las cámaras del canal Rossiya-1 el alcalde de la capital, Serguéi Sobianin.

«Afirmar que hemos vencido al coronavirus sería una declaración muy irresponsable. Basta mirar la cantidad de casos, la envergadura (...) tenemos en los hospitales cerca de 18.000 enfermos graves», afirmó Sobianin. Según sus palabras, «las restricciones durarán todavía largo tiempo».

El regidor capitalino señaló que: «Estamos aun en una zona de peligro grave. Los paseos serán posibles cuando veamos que la cantidad de muertes por coronavirus se reduce y no crece, cuando tengamos muchos menos enfermos graves en los hospitales, cuando cada día se detecten no miles de nuevos casos, sino cientos o decenas, o incluso menos».

La capital rusa registra más de 150.000 contagios por coronavirus y supera los 1.700 fallecimientos desde el comienzo de la pandemia. En el conjunto del país se contabilizan más de 300.000 infectados y en torno a los 3.000 muertos.

Reino Unido
Cambrige dará sus clases por vídeo el curso que viene

La Universidad de Cambridge ofrecerá sus ‘lectures’(clases) por vía digital en el curso 2020-21. Promete que serán transmitidas en directo «con la máxima calidad posible». Serán archivadas en Moodle, una plataforma de código abierto para el aprendizaje. La Universidad de Mánchester ya había anunciado que las clases serán ‘on line’ al menos durante el primer trimestre.

El Gobierno ha desoído las peticiones del consorcio de universidades para que llene sus arcas vacías por la falta de matriculaciones de estudiantes extranjeros, a los que cargan tasas que suelen ser más del doble de las que tienen que pagar los británicos y los estudiantes de países de la Unión Europea. Estos pagarán las mismas tasas que los británicos a lo largo de sus estudios si se matriculan este próximo curso. Y serán ‘extranjeros’ si comienzan sus estudios en 20121.

La evolución de las universidades hacia centros más dedicados a la investigación que a la enseñanza ha creado frustración entre estudiantes en los últimos años, porque tienen muy pocas clases y apenas contacto con sus profesores. La Universidad de Cambridge preservará sus tutoriales entre profesor y uno o dos alumnos, que serán en persona. Los gestores estiman en un 25% el nivel de ocupación de sus edificios con respeto a la normalidad tras el confinamiento.

Alemania ha abonado 12.000 millones de euros en ayudas

El presidente de la Asociación Médica Mundial (AMM), Frank Ulrich Montgomery, es partidario de la vacunación de toda la población del planeta contra el coronavirus en el momento en el que exista una vacuna. «He defendido la vacunación mundial contra el sarampión y ahora lo hago contra el coronavirus», afirma Montgomery en declaraciones a los diarios del grupo alemán Funke. El presidente de la AMM exige que en primer lugar se vacune a los mayores en las residencias y asilos de ancianos y a los empleados de los hospitales y centros sanitarios. «Habrá gente que no se quiera vacunar y si se infectan resultarán un peligro para aquellos que por motivos de salud no se puedan vacunar. Es por ello que debemos vacunar el mayor número de personas posible», advierte Montgomery. Aunque aún no exista un remedio que se pueda inocular para proteger a la población contra el Sars-Covid-19, la Asociación Médica Mundial calcula que existen más de 120 proyectos en el mundo que trabajan actualmente en el desarrollo de una vacuna. Montgomery duda, sin embargo, de que antes de fin de año se pueda contar con una vacuna en el mercado farmacéutico.

Alemania ha abonado hasta el momento 12.000 millones de euros en ayudas estatales inmediatas a 1,5 millones de pequeñas empresas y autónomos para paliar las consecuencias económicas de la epidemia de coronavirus, según datos del 14 de mayo del ministerio federal de Economía que revela el rotativo Rheinische Post. La mayoría, unas 475.000, benefician a solicitudes del estado de Renania del Norte-Westfalia, seguido de la ciudad estado de Berlín con 279.000 y Baden Württemberg con 237.000. El gobierno de Berlín cuenta con un fondo de 50.000 millones de euros de ayudas sin retorno para asistir económicamente a empresas de hasta 10 empleados. Las medianas y grandes empresas aprovechan créditos del banco público KfW, que hasta la citada fecha ha aprobado unos 39.000 préstamos por valor de 21.600 millones de euros.

El ministerio federal del Interior considera que los grupos neonazis y de ultraderecha no tienen por ahora un papel dominante en las manifestaciones de protesta en Alemania contra las restricciones por el coronavirus. «No se reconoce aun un sello determinante» de la ultraderecha en las manifestaciones, señala una respuesta del citado ministerio a una interpelación parlamentaria del Partido Liberal que publica el rotativo Saarbrücker Zeitung. Las protestas son «dominadas por grupos heterogéneos de participantes con convicciones democráticas», añade el análisis ministerial, en el que se advierte, sin embargo, de que varias organizaciones neonazis y de ultraderecha han llamado a participar en las manifestaciones por motivos estratégicos. El documento cita expresamente a las formaciones neonazis «La III Vía», en referencia al Tercer Reich, Die Rechte (La Derecha) y el Partido Nacionaldemócrata Alemán (NPD) y subraya que no se puede descartar un apreciable aumento de la presencia de activistas de ultraderecha en las manifestaciones.

La gran mayoría de los alemanes da por sentado que la crisis del coronavirus dará lugar a inevitables subidas de impuestos para financiar sus consecuencias. Un 62% de los ciudadanos de este país cuenta con un aumento de tasas e impuestos frente a tan solo un 18% que espera no sea necesaria esta medida fiscal, según un sondeo del instituto demoscópico «Insa» que publica este miércoles el tabloide Bild. Según la comisión fiscal del gobierno federal, Alemania dejará de ingresar este año 81.500 millones de euros en impuestos como consecuencia de la pandemia, un 10% de lo calculado antes de la expansión de la enfermedad. La cúpula del gubernamental Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), socio menor de la gran coalición en Berlín, ha reclamado ya subidas impositivas para afrontar la crisis. Saskia Esken, copresidenta del SPD ha exigido ya gravar fiscalmente en mayor medida los ingresos de los más adinerados en Alemania. La canciller federal, Angela Merkel, rechaza tomar por ahora medidas de ese tipo. Los expertos tributarios del gobierno esperan que las finanzas del estado se recuperen rápidamente tras la crisis y cuentan con unos ingresos fiscales para 2021 de 792.500 millones de euros.

Un total de 152 peticionarios de asilo y 13 empleados en un centro de refugiados en la localidad de St. Agustin, junto a Bonn, han dado positivo en test para el diagnóstico del coronavirus. Todos ellos han sido declarados en cuarentena y aislados en diferentes edificios del complejo de acogida, con capacidad para 600 personas, aunque ocupado actualmente solo por 312. Todos los afectados muestran síntomas leves o ninguna reacción a la enfermedad. Las autoridades sanitarias registraron el primer caso el jueves pasado y ordenaron hacer pruebas a todos los residentes en el centro de acogida, así como a las personas que trabajan en el mismo. En la ciudad renana de Maguncia se encuentra igualmente en cuarentena un centro de acogida de peticionarios de asilo con 113 personas. La pasada semana había sido registrado como positivo el cabeza de una familia de diez miembros. En pruebas posteriores resultaron estar todos contagiados, así como otros residentes en el centro.