Quebec propone que los no vacunados paguen un impuesto sanitario.