Una presa de Brasil, al borde del colapso por las fuertes lluvias