La planta siderúrgica de Azovstal, destrozada por la guerra