Pekín cierra el transporte público para frenar la propagación de covid-19

ATLAS ESPAÑA

En las calles de Pekín no hay rastro de personas. Los valientes que se atreven a salir a la calle tienen que hacerlo andando o en coche. Viajar en transporte público es complicado en el tercer día de endurecimiento de los controles anticovid. La capital china ha cerrado más de 60 paradas de metro y 150 estaciones de bus. Aquellas que permanecen abiertas, cuentan con policías encargados del cumplimiento de las medidas sanitarias. "La pandemia ahora es muy seria, así que los policías están para el bien de todos". Son las nuevas medidas que el gobierno ha impuesto para frenar el aumento de casos. Y parece que los ciudadanos están cumpliendo con las normas. Largas colas para realizarse un test. "Haremos lo posible para controlar la situación de covid". China no quiere correr riesgos e impone medidas radicales para acabar con el virus cueste lo que cueste.