La pandemia no cancela en Rusia el ritual de baños helados por Epifanía

ATLAS ESPAÑA

Una, dos y tres veces se santiguan y sumergen en agua helada los cristianos ortodoxos rusos para celebrar su fiesta de la Epifanía. Es un ritual purificador de pecados solo apto para valientes que desafían las temperaturas bajo cero en bañador y aún mojados aguantan para un selfie. Con buen humor Nikita asegura que el agua está buena, que fue más complicado el año pasado con menos 20 grados en el exterior. El efecto purificador en la sonrisa también de Daria que se sumerge todos los años convencida esta vez que aquí no está la variante ómicron del coronavirus. Otros como Alexander viven la experiencia como fuente de juventud. Con la plaza Roja de fondo y el paisaje nevado, a pesar de la pandemia, estos moscovitas cumplen un año más con la tradición.- Redacción-