Las panaderías venezolanas, el mejor termómetro de la salida de la crisis