Benjamin Netanyahu. / EP

Netanyahu negocia un acuerdo judicial para librarse de la cárcel

Busca una sentencia que lo exima de prisión a cambio de declararse culpable de una parte de los cargos

MIKEL AYESTARAN Corresponsal. Jerusalén

Benyamin Netanyahu trata de evitar por todos los medios una condena a prisión y negocia con la Fiscalía una sentencia que lo exima de la cárcel a cambio de declararse culpable de una parte de los cargos. Los medios israelíes aseguran que las negociaciones empezaron «hace semanas», pero ninguna de las partes lo admite. El exprimer ministro, de 72 años, es juzgado por soborno, fraude y abuso de autoridad y estaría dispuesto a alcanzar un pacto con el fiscal general, Avichai Mandelblit.

Las condiciones de la Fiscalía, reveló el Canal 13, pasan por recoger una cláusula de «infamia moral», que, según la ley israelí, impediría a Netanyahu integrar el Parlamento durante siete años. Este acuerdo le libraría de la cárcel pero sería el final de su carrera política.

El ex jefe de Gobierno mantiene dividido al país y en cuanto se filtró la existencia de estos contactos se convocaron manifestaciones frente a la residencia del fiscal para mostrar el rechazo popular. La cadena pública Kan realizó un sondeo en el que el 52% de los encuestados mostraron su rechazo a un pacto que pueda librar de la cárcel al primer ministro de Israel con más tiempo en el cargo.

Netanyahu no quiere seguir los pasos de Ehud Olmert, ex primer ministro de su mismo partido que fue juzgado y declarado culpable por corrupción. Pasó 16 meses en prisión.

Netanyahu es imputado en el 'caso 1.000' por fraude y violación de confianza por recibir puros, joyas y viajes por un valor de unos 180.000 euros de empresarios millonarios de Hollywood, a cambio de favores. En el 'caso 2.000' se le imputan asimismo fraude y violación de confianza debido a la conspiración con el dueño del diario 'Yedioth Ahronoth', Arnon Mozes, también acusado, a cambio de obtener una cobertura favorable.

El tercer caso el '4.000' es el más grave. Hace frente a cargos por sobornos, fraude y violación de confianza tras presionar para garantizarse una cobertura informativa favorable en el portal de noticias Walla.