Paola Schietekat. / Paola Schietekat

México defenderá a una mujer abusada en Catar y condenada a latigazos y cárcel

La justicia árabe la acusa de tener una relación fuera del matrimonio con el presunto agresor, lo cual está penado por la ley islámica

DIANA MARTÍNEZ

El Gobierno de México ha salido en defensa de la economista, politóloga y antropóloga Paola Schietekat, una mujer víctima de los abusos sexuales en Catar y quien, tras denunciar el caso, fue condenada a recibir cien latigazos y cumplir siete años en la cárcel. «El consultor jurídico de la Secretaría de Relaciones Exteriores, nuestro mejor abogado, se hará cargo de defenderla y de que sean respetados todos sus derechos como ciudadana mexicana. Le reconocí su valentía y resolución», anunció el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, en su cuenta de Twitter.

La mujer, de 27 años, es licenciada en Relaciones Internacionales y Derecho Internacional y trabajaba en Doha para el Comité Organizador del Mundial de Fútbol, que tendrá lugar en Catar el próximo mes de noviembre. En una carta que tituló 'Un mundo que parece odiar a las mujeres', la mexicana denunció que el 6 de junio de 2021 un hombre «de la comunidad latina», que ella conocía, entró en su hogar de Doha, en Catar, durante la noche para agredirla sexualmente. Ella intentó defenderse, aunque el forcejeo le provocó moratones en el brazo izquierdo, el hombro y la espalda.

Schietekat acudió después a la Policía acompañada del cónsul de México en Catar, Luis Ancona, para interponer una denuncia aportando fotos de la agresión. No obstante, según señalan agencias de comunicación, al no dominar el idioma árabe ninguno de los dos, la denuncia se tornó en su contra, pues fue acusada de tener una relación fuera del matrimonio con el presunto agresor –quien manifestó que ella era «su novia»–, lo cual está penado por la ley islámica. Por ello, le impusieron una condena de 100 latigazos y siete años de cárcel.

Última audiencia en marzo

«En cierto punto me exigieron una prueba de virginidad. Por alguna razón yo había pasado a ser la acusada», lamentó la denunciante, que regresó a México el pasado 25 de julio con la ayuda del Comité Organizador del Mundial. Por otra parte, la Corte criminal de Catar absolvió al presunto agresor, pero permanecen vigentes los cargos contra la joven, lo que le impide regresar a la nación árabe y continuar con su «trabajo soñado».

La mujer, que manifestó en sus redes sociales que evitará dar más detalles sobre el proceso, criticó la «poca o más bien nula preparación de la embajada» mexicana en su defensa, al no proveerle un traductor de árabe desde un inicio. El próximo 6 de marzo se llevará a cabo una última audiencia sobre el caso, donde se espera que se tome una decisión que deje sin efecto la condena y Schietekat pueda así retomar su trabajo en Catar.