Ciudad de Gaza. / AFP

Un imán de Hamás disfrazado de judío ultraortodoxo mata a una persona en Jerusalén

El atacante, abatido por agentes que se encontraban en el lugar, hirió además a un rabino y a dos paramilitares

MIKEL AYESTARÁN

Un miembro de Hamás disfrazado de judío ultraortodoxo mató a una persona e hirió a otras tres en la Puerta de las Cadenas, una de las que dan entrada a la Explanada de las Mezquitas, en la Ciudad Vieja de Jerusalén. La Policía anunció a través de su cuenta en Twitter que «el terrorista ha sido neutralizado» por agentes que se encontraban en el lugar. Fadu Abu Shukhaydam, imán de 42 años, abrió fuego con un fusil semiautomático y acabó con la vida de Eliyahu Kay, inmigrante de 25 años natural de Sudáfrica que trabajaba como guía en los túneles del Muro de las Lamentaciones. Además hirió a un rabino y dos paramilitares de la Guardia de Fronteras. Kay es el primer civil israelí muerto desde el final de la última ofensiva contra Gaza en mayo.

Hamás confirmó que el atacante era un miembro del grupo en el campamento de refugiados de Shuafat y emitió un comunicado en el que declaró que «nuestro mártir de Jerusalén pasó su vida predicando la yihad. Esta heroica operación es una advertencia a nuestro enemigo y a su gobierno para que dejen de ocupar nuestra tierra y pongan fin a los ataques a los lugares santos», en alusión a la creciente presencia de judíos ultranacionalistas en la Explanada de las Mezquitas.

El «mártir» de los islamistas es un «terrorista» para Israel. Mientras en Gaza repartían dulces para celebrar la operación, en Shuafat, el único campo de refugiados de la ciudad santa, las fuerzas de seguridad registraban la casa de Fadu Abu Shukhaydam y detenían a su hija. «Era miembro de Hamás, de la rama política, no de la rama armada», reveló el ministro de Seguridad Pública Omer Bar-Lev en la cadena pública Kan y añadió que «su esposa dejó el país hace tres días y su hijo también se encuentra en el extranjero. Parece que el ataque fue premeditado».

El primer ministro, Naftali Bennet, pidió «reforzar» la seguridad en Jerusalén en vísperas de la fiesta judía de Janucá, que arranca dentro de una semana, y el presidente Isaac Herzog, que se encuentra de visita oficial en el Reino Unido, insistió en la necesidad de que «la comunidad internacional reconozca a Hamás como organización terrorista». Un paso que los británicos parecen dispuestos a dar en breve ya que hasta ahora el ala política del movimiento islamista no era considerada como tal por Londres.

Profesor de islam

Fadu Abu Shukhaydam tenía cinco hijos y nació y vivió toda su vida en el campo de refugiados de Shuafat. Era predicador y profesor de islam en escuelas y desde 2015 era uno de los religiosos más activos en la lucha por frenar la creciente presencia de judíos ultranacionalistas en la Explanada de las Mezquitas, según recogieron los perfiles publicados por los medios locales.

Pocas horas antes de coger su fusil semiautomático y dirigirse a la Ciudad Vieja de Jerusalén, abrió su perfil de Facebook para despedirse con un mensaje que rezaba: «Dios determina nuestro destino, aunque la mayoría de gente no lo sepa».