El nuevo pasaporte francés de vacunación acorrala a los no vacunados.

ATLAS ESPAÑA

Sin estar vacunado ya no será posible por ley en Francia ir al cine, entrar en un bar, restaurante o viajar en tren de media y larga distancia. Así quedó aprobado ayer en el parlamento. El certificado COVID con test negativo ya no es suficiente . Ahora es necesario un pasaporte de vacunación que se pierde sin las dosis de refuerzo. Los clientes de terrazas ya están acostumbrados y también los camareros y dueños de locales que seguirán controlando bajo presión policial que su clientela sea legal. Algunos opinan que no habrí que acorralar sino explicar a los antivacunas, porqué es mejor estar vacunado. En los próximos días el pasaporte de vacunación entra en vigor justo cuando Francia empieza a ver un descenso del pico de la ola ómicron. Este epidemiólogo y miembro del consejo científico de Francia cree que febrero todavía será complicado en los hospitales, pero que en marzo la situación de la pandemia va a mejorar.