Nueva York busca camas para los infectados con Covid-19

26/03/2020

Se han buscado camas de debajo de las piedras. A los hospitales se les ha ordenado duplicarlas «como sea».

ETIQUETAS:

Las universidades han desalojado a los estudiantes para utilizar sus residencias, los centros de convenciones se han transformado en hospitales de campaña, al igual que los pabellones deportivos, y hay barcos en camino. Nada es suficiente para la avalancha de enfermos de Covid-19 que se espera en Nueva York dentro de tres semanas, cuando la curva se convierta en una ola de surf y se lo lleve todo por delante.

«Tenemos 53.000 camas y necesitaremos 140.000», calculó el gobernador, Andrew Cuomo, rostro de la crisis. Nueva York es el epicentro. El 60% de todos los nuevos casos que se detectan en Estados Unidos proceden de esta área metropolitana. «Tenemos diez veces más que el siguiente Estado, (el vecino) New Jersey, y quince veces más que California, el tercero. Treinta más que Massachusetts», ilustró.

Los neoyorquinos son ya oficialmente los apestados del país, o los madrileños de EE UU. La densidad de población juega en su contra. «Lo que nos hace especiales también nos hace vulnerables», admitió Cuomo. Como consecuencia, el resto de los estados ponen en cuarentena a cualquier viajero procedente de Nueva York y en las áreas costeras de New Jersey algunas poblaciones han levantado barricadas en las carreteras.

El gobernador de eso ni habla. Para él lo más urgente son los respiradores, que siguen siendo «el mayor reto». La víspera se desesperó frente a las cámaras, tras saber que la agencia del gobierno federal le enviaría 400 unidades. «¿Cuatrocientos?», se escandalizó. «¡Si necesito 30.000! ¿Y encima quieres que te de una palmadita en la espalda? ¡Tú recoges los otros 26.000 muertos!». Las matemáticas le habían fallado en la adrenalina del momento, su cuenta debería de haber sido de 29.600 muertos, aunque afortunadamente ese no es el porcentaje de víctimas mortales que deja la epidemia. Sólo el 12% de los 30.000 casos confirmados en Nueva York están hospitalizados, y de ellos el 3% en la UCI.

Este miércoles, más tranquilo, anunció que la buena noticia es que ha descendido el ritmo de hospitalización, señal de que las medidas de aislamiento ordenadas el viernes dan resultado. El Gobierno aún permite salir a pasear o hacer deporte, pero se lo está replanteando al ver los parques llenos y gente jugando al baloncesto. «¿Cómo se puede mantener la distancia de seguridad jugando al baloncesto, eh?».