Vista general tras el ataque ruso a un centro comercial de Kiev. En pequeño, la periodista Oksana Baulina. / efe

Cae bajo las bombas el sexto periodista

La rusa Oksana Baulina, crítica con el régimen de Putin, falleció en un bombardeo mientras grababa el ataque a un centro comercial

DIANA MARTÍNEZ

La prensa se ha convertido en un objetivo en la guerra de Putin contra Ucrania. Las tropas rusas atacan directamente a los periodistas o a su lugar de trabajo e intentan por todos los medios que no cubran la ofensiva del Kremlin. La rusa Oksana Baulina, del medio 'The Insider', murió en Kiev por un bombardeo mientras grababa imágenes de la destrucción provocada por las fuerzas de Rusia en un centro comercial del distrito de Podilskyi, en la capital. En el ataque también perdió la vida «otro civil y dos personas más que la acompañaban resultaron heridas y hospitalizadas», detalló el medio de comunicación en el que trabajaba la mujer, quien estuvo en Leópolis y Kiev informando sobre la guerra.

'The Insider' extendió sus condolencias a los familiares y amigos de la periodista y explicó que «antes de unirse a nuestro proyecto de medios, Oksana trabajó como productora para la Fundación Anticorrupción (del opositor ruso Alexéi Navalni). Después de que la organización fuera catalogada como extremista, tuvo que abandonar Rusia para continuar informando sobre la corrupción del Gobierno ruso».

«Objetivos de guerra»

Baulina, crítica con el régimen de Vladímir Putin, es la sexta periodista que fallece durante la invasión. El camarógrafo ucraniano Yevhenii Sakun perdió lo vida a manos de las tropas rusas el 1 de marzo durante un ataque a la torre de televisión en Kiev. Diez días después, el nativo Viktor Dedov sufrió el mismo desenlace en Mariúpol. El día 13, el estadounidense Brent Renaud, excorresponsal de 'The New York Times', fue asesinado a tiros en Irpín. Al día siguiente fallecieron el camarógrafo de la cadena de televisión Fox News Pierre Zakrzewski y la periodista ucraniana Oleksandra Kuvshinova en Kiev.

La ONG Reporteros Sin Fronteras señaló en Twitter que «los periodistas no deben ser objetivos de guerra», mientras que la Federación Europea de Periodistas (EFJ) también condenó el «bombardeo de objetivos civiles por parte del Ejército ruso». «Algunos periodistas son atacados deliberadamente con la clara intención de intimidar a toda la profesión, lo que constituye un crimen de guerra. A otros les disparan en áreas residenciales con múltiples víctimas civiles», manifestó el secretario general de la EFJ, Ricardo Gutiérrez, quien declaró con rotundidad que estas acciones «no pueden quedar impunes».

El golpe a la prensa no cesa. Hasta el momento, las autoridades de Ucrania han registrado 148 crímenes contra informadores y medios de comunicación en el último mes, según datos del Instituto de Medios de Comunicación del país asediado. La entidad recoge, además, que siete periodistas han sido heridos, otros seis fueron secuestrados y uno se encuentra desaparecido. Redacciones ocupadas o destruidas, torres de comunicación derribadas y cibercrímenes son otros ataques registrados contra el gremio.