Anton Listopad posa junto a su avión de combate / facebook

Muere en combate el mejor piloto de cazas de Ucrania

El capitán Anton Listopad había sido reconocido hace unos días con la Orden del Coraje por el propio Zelenski debido a su valor contra las fuerzas rusas

T. NIEVA

Ucrania ha lamentado la muerte en combate del capitán Anton Listopad, reconocido en 2019 como el mejor piloto de cazas del país y que recientemente había sido condecorado por el presidente Zelenski por su valor. El fallecimiento de Listopad ha sido confirmado por el Liceo de Física y Técnica, el centro de formación donde se graduó, aunque no explica el día ni las circunstacias en que se ha producido. Algunas fuentes presuponen que su aparato habría caído durante una incursión aérea contra el Ejército ruso en el Donbás, donde Moscú ha desplegado una amplia barrera de defensas antiaéreas.

«El camino de Anton para convertirse en piloto de aviones de combate fue difícil, pero significativo», señala el comunicado del Liceo, que añade: «El joven había perseguido obstinadamente su sueño de convertirse en piloto».

Listopad participó en la contraofensiva desde el 24 de febrero, primer día de la invasión de Rusia, que propinó un fuerte golpe a las fuerzas aéreas ucranianas. De hecho, el ministro de Defensa Sergei Shoigu informó el 29 de marzo que la flota de cazas y los sistemas de defensa aérea de Ucrania «habían quedado prácticamente destruidos» al perder 123 de sus 152 aviones de guerra y la mitad de sus helicópteros. Todo ello hizo presagiar que la invasión podría concluir en cuestión de semanas; una presunción errónea como ha quedado demostrado.

Lo mismo que Ucrania perdió gran parte de su infraestructura militar, la ha conseguido recuperar gracias a la contribución internacional. La petición de aeronaves y de misiles desde Kiev ha sido una constante durante los más de cinco meses que dura el conflicto bélico. El propio Zelenski ha reconocido que la inferioridad en el combate aéreo resultó clave en el avance de las tropas rusas, que ahora dominan gran parte del Donbás, y en los salvajes asedios sufridos por localidades como Bucha o Mariúpol. Y no está dispuesto a dejar esa brecha abierta.

El piloto recibe la medalla al coraje de manos del presidente Zelenski

Pocos días después del inicio de la conflagración, diferentes medios se hicieron eco de la muerte del denominado 'fantasma de Kiev', una suerte de héroe de los cielos que habría derribado 40 aviones rusos en acciones tan temerarias como intrépidas. Las informaciones consideraban que el 'fantasma' era Stepan Tarabalka, fallecido el 13 de marzo al ser alcanzado su aparato por los proyectiles rusos. El Estado Mayor de Ucrania desmintió posteriormente la existencia de este héroe. Aclaró que se trataba de una leyenda compuesta por las acciones de todos los pilotos de la 40.ª Brigada de Aviación Táctica de la Fuerza Aérea, responsable de proteger Kiev. De ellos se decía que «aparecen de repente donde no se les espera», lo que había permitido acuñar el rumor de un mitológico piloto espectral.

Lystopad, el último héroe de los cielos ucranianos, había recibido este mes la Orden al Coraje de tercer grado. El año pasado, el Estado Mayor le encomendó el honor de dirigir el desfile de una columna de aviones sobre la capital durante la ceremonia del treinta aniversario de la independencia del país. «Millones de ucranianos observaron con admiración y orgullo ese vuelo», ha destacado el Liceo.

La Fuerza Aérea ucraniana no ha destacado precisamente por su visibilidad pública desde el comienzo de las hostilidades con Rusia, ni tampoco sus pilotos son tan conocidos como los militares que defienden el territorio desde el suelo. Pero se trata de un ala que ha desempeñado un rol muy importante en la guerra por su capacidad para ralentizar el avance ruso, incluso cuando su fuerza operativa ha estado bajo mínimos. Su papel ha sido capital, sobre todo, en la defensa de Kiev y su poder no ha hecho sino aumentar desde que Occidente, y especialmente Estados Unidos, le comenzaran a suministrar armamento pesado. Medios militares han informado en los últimos días que, aunque los bombarderos y helicópteros rusos mantienen su presión desde el frente, ha decaído el número de incursiones dentro del territorio controlado por Ucrania.

El Gobierno espera conseguir ahora modernos cazas de fabricación sueca Gripen para una flota hasta ahora dominada por los F-16 estadounidense. «No solo los F-16 son buenos. Hay otros estándares modernos», ha señalado recientemente el ministro de Defensa, Oleksiy Reznikov.