Bombardeos en la ciudad de Soledar, en la región de Donbás. / AFP

Moscú avanza en el Donbás pese a los fallos de sus unidades de élite

La inteligencia británica revela los «graves errores tácticos» de las tropas rusas en el frente que reflejan la «mala gestión estratégica» del Kremlin

DIANA MARTÍNEZ

Las tropas rusas continúan su avance, centrando su ofensiva en la región del Donbás, tres meses después del inicio de la invasión. Y eso a pesar de los «graves fallos tácticos», según la Inteligencia británica, que han cometido las Fuerzas Aerotransportadas; un equipo de 45.000 efectivos, compuestos por profesionales con estatus de élite por el que reciben un pago adicional. Se encargan de las «operaciones más difíciles» y sufrieron muchas bajas durante la guerra. Sus fracasos, aseguró en Twitter el Ministerio de Defensa del Reino Unido, reflejan la «mala gestión estratégica» de Rusia.

Entre los errores tácticos se encuentran, revela el informe, un intento de atacar Kiev a través del aeródromo de Gostomel en marzo; la ofensiva en dirección a Izium estancada desde abril; y el reciente cruce fallido sobre el río Severski Donets, que costó muy caro a las tropas del Kremlin. La Inteligencia británica arremete contra Moscú señalando que el mal uso de las Fuerzas Aerotransportadas en Ucrania muestra cómo la inversión masiva de Vladímir Putin en su Ejército durante los últimos 15 años lo ha dejado «desequilibrado».

Aún así, la cantidad ha beneficiado a Rusia ya que pudo acumular reservas más rápido. «Perdimos contra su Ejército en términos de ritmo. Acumularon reservas antes que nosotros. Nos estamos quedando atrás, lo que hace que la situación en el frente sea extremadamente difícil», declaró este jueves Oleksiy Arestovich, asesor de la Presidencia ucraniana. No obstante, las bajas rusas alcanzan ya la cifra de 29.600, confirmaron las Fuerzas Armadas.

El avance ruso continúa y los combates en el este del país llegan a su «máxima intensidad». «Tenemos ante nosotros un periodo largo y extremadamente difícil», manifestó la viceministra de Defensa ucraniana, Ganna Malyar, reiterando los comentarios que realizó el día previo el gobernador de Lugansk, Serguéi Gaidai, quien este jueves volvía a incidir en que los ataques son «constantes», aunque sus tropas «están aguantando».

4.000 civiles muertos

Moscú intenta mejorar su situación táctica en Izium y reiniciar la ofensiva en Sloviank, además de concentrar sus esfuerzos en controlar Liman, Severodonetsk y Avdiivka, afirmó el Estado Mayor del Ejército ucraniano. Las autoridades de Kiev denunciaron este jueves la muerte de seis civiles –y doce heridos– por ataques rusos en el Donbás, donde los invasores ya han arremetido contra 41 asentamientos. Horas antes, el gobernador de Donetsk, Pavlo Kirilenko, informó del fallecimiento de otros cuatro ciudadanos. Según la ONU, hasta ahora alrededor de 4.000 civiles han muerto y más de 4.600 han resultado heridos, la mayoría en el Donbás.

El Kremlin reclamó a Kiev que «reconozca la situación real» del campo de batalla y acepte sus demandas para poner fin al conflicto. Pero su punto de vista no es compartido. Es el caso del canciller alemán, Olaf Scholz, que pronosticó que Putin no ganará la guerra. Aún «no ha logrado alcanzar ninguno de sus objetivos estratégicos. La conquista de toda Ucrania es más lejana hoy que al principio de la invasión», afirmó.