Millonarios comprometidos con el medio ambiente compran terreno verde en Escocia para protegerlo

ATLAS ESPAÑA

Devolver a la naturaleza aquello que el hombre le ha robado en los últimos años. Es el plan de los llamados terratenientes verdes, millonarios comprometidos con el medio ambiente que adquieren a golpe de talonario grandes extensiones de bosque y prado para protegerlos. Es el caso de Christopher y Camille Bently, dos empresarios americanos que han comprado por 15 millones de dólares el estado de Kildrummy, en Escocia. Más de dos mil hectáreas de terreno natural que a lo largo del tiempo ha ido perdiendo parte de su riqueza debido a la caza indiscriminada del urogallo. Ahora, con la llegada de los Bently, tanto la cacería como las trampas han quedado vetadas en todo el perímetro. Es un ejemplo de lo que el dinero puede hacer. Pero la presencia cada vez mayor de estos terratenientes verdes ha abierto a su vez un debate sobre la propiedad real de la tierra en Escocia. Según los activistas, menos de 500 personas poseen más de la mitad de los terrenos privados del país. En su mayoría ni siquiera son escoceses, sino gente rica que viene del extranjero. Los más antiguos del lugar desconfían de las verdaderas intenciones de estos millonarios con conciencia, muchos con un pasado empresarial en el sector urbanístico, con grandes bolsillos y grandes planes para el futuro todavía por desarrollar.-Redacción-