Melbourne, la ciudad más confinada del mundo, afronta por fin la desescalada

En un escenario mundial en el que el Covid está en pleno retroceso, gracias a la vacunación, Melbourne es la ciudad más restrictiva del mundo. Sus cinco millones de habitantes han pasado en confinamiento estricto 263 días, casi nueve meses en total, desde que comenzara la pandemia. Ahora, con casi el 70 por ciento de la población con doble dosis de vacuna, las autoridades afrontan la desescalada."No habrá restricciones para salir de casa, ni toque de queda", anuncia el gobernador de la región de Victoria, Daniel Andrews.Será a partir del próximo viernes, cuando se cumpla el objetivo del 70 por ciento de vacunados, ya con el 80 en el punto de mira."Entonces podremos abrir todo, normalizar y mirar a las Navidades y a 2022 con un sentido justificado de esperanza y optimismo", afirma Andrews.Esperanza para una ciudad que pronto volverá a ver sus calles llenas de vida.-Redacción-

ATLAS ESPAÑA