Londres y París pactan ya un puente aéreo sin cuarentenas

El presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro británico, Boris Johnson, pactaron este domingo las condiciones de cómo será el tránsito aéreo entre sus países. Se trata del primer acuerdo de estas características que se toma en el seno de la UE desde el cierre de las fronteras y, por lo tanto, de los vuelos internacionales.

S. ARROYO / M. PÉREZ / BRUSELAS

Motivado por la decisión de Johnson de establecer una cuarentena obligatoria de 14 días a quienes viajen a Reino Unido, los dos mandatarios introdujeron una excepción: las personas que viajen entre este país y Francia en una u otra dirección no tendrán que someterse a ningún periodo de cuarentena. Hasta ahora, la única salvedad introducida por el ‘premier’ afectaba a los vecinos de Irlanda, pero las potentes relaciones económicas y laborales entre Francia y Reino Unido parecen haber servido de argumento para ampliar el paraguas, especialmente de cara a la futura reactivación de los negocios. El Ejecutivo galo temía que esta reactivación pudiera ralentizarse sensiblemente si cada ejecutivo o empleado que viaje a Londres debe pasar dos semanas en aislamiento. «No se aplicarán medidas de cuarentena a viajeros procedentes de Francia en esta fase. Cualquier medida se tomará de forma coordinada y recíproca», explica el comunicado emitido ayer de forma simultánea por los dos gobiernos.

El acuerdo tuvo lugar horas antes de que el país vecino inicie este lunes su desescalada tras 55 días de encierro doméstico. La principal duda de este camino hacia la normalidad radica en cómo responderá el sector educativo a la apertura de los colegios de Primaria y último curso de Infantil. El objetivo del Ejecutivo es que acudan a clase los estudiantes más pequeños en riesgo de exclusión y los hijos de los pequeños empresarios y trabajadores que no pueden mantener el teletrabajo.

Aunque los centros se han adaptado para albergar a 15 alumnos por clase, miles de familias han mostrado su intención de no acudir a las aulas y continuar con la educación telemática por la inquietud que genera el coronavirus. De hecho, el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, señaló este domingo en el semanario ‘Journal du Dimanche’ cómo los sondeos destacan que dos tercios de los padres prefieren seguir con sus hijos en casa.

Baños en Portugal

Otro país de Europa que este domingo mostró simbólicamente su aperturismo tras superar lo peor de la crisis sanitaria es Portugal, que permitió a los bañistas disfrutar de una de las playas de Madeira. El Gobierno trabaja en cómo podrán visitarse este verano las alrededor de 600 playas de su costa mientras se prepara para facilitar esta semana el uso del transporte público y las visitas a las residencias de mayores.

Y Bélgica ha abierto hoy todas sus tiendas y galerías comerciales sin distinción de actividad. Y lo hace extremando las medidas de precaución y con restricciones (se debe acudir solo, no permanecer más de 30 minutos dentro del establecimiento y en él no podrá haber más de una persona por cada diez metros cuadrados). En Bruselas, la rue Neuve, su arteria peatonal más bulliciosa y que concentra cientos de tiendas y franquicias, se ha dividido por la mitad con vallado de seguridad para habilitar un carril de subida y otro de bajada para los peatones. En plena calle se distribuirá también gel hidroalcohólico a los transeúntes.