La lucha contra el coronavirus

Italia planea ya la ‘fase dos’ de la pandemia

08/04/2020

En Italia por cada contagiado de coronavirus el índice de nuevos infectados es por fin menor de uno. Cuando ha pasado ya casi un mes de confinamiento para la población de todo el país, la pandemia arroja un dato positivo que invita a pensar en que pronto se podrá iniciar la llamada fase dos, en la que se retomen algunas actividades de forma escalonada.

«Estar en torno al uno o incluso ligeramente por debajomuestra que las medidas han funcionado y finalmente nos permite programar el futuro. Pero debemos hacerlos con los pies en la tierra», comentó anoche el ministro de Sanidad, Roberto Speranza.

«Los científicos nos dan datos constantemente y en este momento es muy probable que estemos en menos de uno. Es un dato extraordinario, porque hace unas semanas estábamos en 3 ó 4. Eso significa que cada persona contagiaba a otras 3 ó 4, por lo que la multiplicación era exponencial, la curva crecía de forma dramática, con víctimas y atascando nuestros hospitales», explicó Speranza en una entrevista enla televisión italiana La7.

El ministro destacó que «el desafío no está ganado» y pidió seguir respetando las restricciones, pues «basta poco para echar a perder lo conseguido». La pandemia se acerca ya a los 140.000 contagiados y supera los 17.500 muertos. Los últimos datos oficiales muestran que en las últimas 24 hora se registró un número récord de pacientes curados (2.099), mientras sigue cayendo la cifra de hospitalizados e ingresados en la uci. Ranieri Guerra, representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Italia, consideró que todavía no es inminente la llamada ‘fase dos’.

«Respecto a la reapertura, creo que los pasos preliminares que hay que dar todavía son bastantes. Habiendo visto cómo va la curva epidémica, no estamos en una disminución neta, sino en una ralentización en la velocidad de transmisión. Estamos en una meseta», comentó Rezza. Hoy se sumaron 3.800 nuevos contagiados y 542 muertos más.

El Ejecutivo liderado por Giuseppe Conte ya está programando cómo se desarrollará la nueva fase, en la que se retomarán las actividades económicas. El cerrojazo le cuesta a las empresas 100.000 millones de euros mensuales, según los cálculos de Confindustria, la patronal italiana. En principio las restricciones están en vigor hasta el próximo lunes, 13 de abril, pero resulta impensable que a partir de esa fecha se retorne a la normalidad. Los medios locales aseguran que en la última reunión que Conte mantuvo con los miembros del comité de expertos se decidió que la vuelta al trabajo se realice de manera lenta y escalonada.

Primero se hará en las fábricas, empresas y tiendas, donde habrá que respetar las reglas de seguridad, como ocurre ahora con los supermercados. El último paso será permitir que los ciudadanos vuelvan a las calles, lo que podría llegar el 4 de mayo, después del puente que comienza con la fiesta del Día del Trabajador, según adelantó el diario ‘La Stampa’ la semana pasada.

Hasta la vacuna

En la llamada ‘fase dos’, que se prolongará al menos hasta que no se empiece a utilizar con éxito una vacuna contra el coronavirus, habrá que mantener múltiples restricciones para evitar que surjan nuevos contagios. «Hay que seguir con la distancia de seguridad, obligar a todo el mundo a que use mascarillas y seguir prohibiendo los momentos de aglomeración lúdicos. Los restaurantes podrán abrir si garantizan una distancia entre mesas», propuso Sergio Romagnani, profesor emérito de inmunología clínica en la Universidad de Florencia y uno de los más respetados expertos italianos en enfermedades infecciosas.