Policías británicos, sin armas, durante la vigilancia de un partido de fútbol en Londres. / EFE

Irlanda le quita la pistola a sus policías

Dieciocho países del mundo, entre ellos cuatro europeos, mantienen cuerpos policiales que patrullan sin armas

IÑIGO GURRUCHAGA Corresponsal. Londres

'The Irish Times' ha revelado que unos mil policías irlandeses de 'An Garda Síochána' (Guardianes de la Paz) han perdido en los últimos meses la autorización para portar armas y que el desarme seguirá avanzando. A día de hoy, 2.776 miembros del servicio, el 19% de sus efectivos, están autorizados. Se revierte así una tendencia a tener armas innecesarias para sus tareas.

Varias inspecciones habían mostrado en los dos últimos años que el número de policías con pistolas era similar al que había durante los 'Troubles', el conflicto en Irlanda del Norte. El viaje y manutención de los que acuden a sus tres sesiones anuales de adiestramiento se había elevado a un millón de euros. El 63% del tiempo de entrenamiento total se dedicaba al manejo de pistolas.

El cambio de dirección se debe a un plan para seguir las pautas de la Policía británica, que también patrulla sin armas de fuego. La idea es que se mantenga ese principio y se refuercen las unidades de especialistas, entrenados a un nivel más exigente, que acuden a incidentes graves o situaciones de emergencia.

EL PERFIL:

  • Reducción. Mil agentes ya han sido desarmados en Irlanda, aunque 2.766 siguen autorizados a patrullar con pistola.

  • De Reino Unido a Malawi. Entre los cuerpos que trabajan sin armas de fuego figuran Islandia, Noruega, Reino Unido, Botsuana, Malawi, Nueva Zelanda y otras islas del Pacífico.

  • Menos delitos. En 2006 hubo 11.088 delitos con armas de fuego en Inglaterra y Gales. El año pasado fueron 6.060 casos.

Dieciocho países tienen cuerpos que trabajan desarmados. Cuatro europeos (Irlanda, Islandia, Noruega y Reino Unido), dos africanos (Botsuana y Malawi) y el resto son islas del Pacífico, entre las que se incluye Nueva Zelanda. El origen de ese principio es variado y el más gracioso es el irlandés. Se remonta a un siglo, a la creación del Libre Estado, precursor de la república de Éire.

El robo del arsenal

El poder británico que gobernaba la isla había creado a principios del siglo XIX la Royal Irish Constabulary (RIC), una Policía armada. Tras el pacto con Londres en 1920, los nuevos dirigentes -entre ellos exmiembros del IRA- crearon la 'Garda'. Su segundo jefe, Eoin O'Duffy, temía una rebelión de sus hombres, divididos entre los que provenía nde la RIC o del IRA.

O'Duffy, que más tarde lideraría la Irish Brigade que participó en la Guerra Civil en el bando de Franco, organizó una expedición para una jornada de adiestramiento y pidió a todos los miembros que dejasen sus armas en un camión, que las llevaría separadamente a su destino. Nunca volvieron a verlas.

Sir Robert Peel, que más tarde sería un primer ministro de hondas reformas, se inspiró en el ejemplo de la RIC, que él había creado, para fundar en 1829 -cuando era responsable de Interior- la Metropolitan Police o Scotland Yard, el cuerpo policial de Londres y modelo en el que se inspiró el desarrollo de las fuerzas locales en Reino Unido.

«La capacidad de la Policía para cumplir su deber depende de la aprobación de sus actos por el público» o «el grado de cooperación del público disminuye proporcionalmente la necesidad de usar fuerza física» se contaban entre los nueve principios fundacionales. Además, patrullar desarmados y con uniforme azul protegía a sus miembros del odio de la población al Ejército, con casacas rojas, por su brutalidad.

No todos las poblaciones de países donde los guardias trabajan desarmados rechazan escopetas y rifles. Aunque EE UU es el número uno en el ranking de armas por cien mil habitantes (120.5), Islandia es el 12 (31.7). Noruega ocupa el 16; Nueva Zelanda, 19; Irlanda, 100; Reino Unido, 120. España (7.5) está en el 96. Su ratio de homicidios a tiros es, sin embargo, baja: Islandia, 0 en 2019; Reino Unido, 0.06; Noruega, 0.1; Irlanda, 0.25. La de España era 0.15.

La explicación no está en el temor a la Policía. El Gobierno de Boris Johnson quiere doblar de uno a dos años de prisión la pena por agredir a un policía y a miembros de otros servicios de emergencia, como el personal sanitario. El Código Penal español castiga con prisión de uno a cuatro años el atentado contra la autoridad.

Un sondeo de la Police Federation, que agrupa a los miembros de las policías de Inglaterra y Gales, detecta un aumento de los partidarios de patrullar armados a lo largo de una década. Eran el 23% en 2006 y el 34% en 2017. Aunque en 2006 hubo 11.088 delitos con armas de fuego y en 2019 bajó a 6.060. El pasado quizá parece más inocente.

En Islandia, la Policía se formó a partir de los serenos. «Gente de alta y baja alcurnia, si queréis saber la hora, es ahora la del descanso, rezad a Dios, sed cautos, aseguraos de que el fuego está apagado, el sereno da las diez», cantaban. Iban armados con un chuzo rematado con púas y tenían fama de borrachos y alborotadores.

Temas

Irlanda