El hartazgo por las restricciones sanitarias desemboca en protestas contra el régimen chino

ATLAS ESPAÑA

El hartazgo por los casi tres años de férreo control sanitario por el coronavirus ha pasado en las últimas horas de los enfrentamientos con los operarios anti Covid y el derribo de las vallas que siguen confinando a millones de personas, a las históricas protestas políticas que recorren ya las principales ciudades chinas. Desde Pekín, donde en la universidad de Tsinghua se grita "democracia y estado de derecho, libertad de expresión", hasta Shanghai, con un lema contundente: "¡abajo el Partido Comunista Chino! "¡abajo Xi Jinping!". Gritos que parecían impensables en plena era tecnológica vigilada por el régimen chino pero que ahora no dejan de sucederse, ante cordones policiales y en las múltiples detenciones que son grabadas sin miedo por los manifestantes. En otras urbes como Chongqing se vuelcan incluso coches de la policía y en Wuhan, supuesto epicentro de la pandemia, se enfrentan a golpes con los agentes. La chispa social, para muchos, estaría en el incendio que causaba la muerte este jueves de diez personas en un edificio confinado de Urumqi, en la provincia occidental de Xinjiang, al que no pudieron acceder a tiempo los bomberos debido al perímetro de seguridad sanitario.-Redacción-