La fuga del gasoducto Nord Stream, altamente contaminante, sigue expandiéndose hacia el norte