EFE

Zelenski pide al G7 que incremente la presión sobre Rusia para acabar con la guerra este año

Ucrania considera vital el envío de nuevos sistemas antiaéreos que repelen los bombardeos de los invasores

JUAN CARLOS BARRENA

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, ha demandado de los países del G7 mayores esfuerzos y «hacer todo lo posible» para conseguir acabar este mismo año la guerra que enfrenta a su país con Rusia. El conflicto bélico podría durar aún largo tiempo si se prolonga más allá del próximo invierno, advirtió en una comunicación por videoconferencia a los jefes de Estado y Gobierno del grupo de los países más ricos reunidos en Elmau, en los Alpes alemanes. Para poder continuar defendiéndose de la agresión rusa, Zelenski demandó el envío de un mayor número de sistemas antiaéreos para repeler los bombardeos de misiles y atacar a su vez a las tropas invasoras.

El líder ucraniano reclamó igualmente al G7 -Estados Unidos, Canadá, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia y Japón- ayuda financiera masiva para la reconstrucción de su país cuando finalice la contienda. Asimismo pidió a los países industrializados occidentales más sanciones contra el régimen de Moscú para incrementar la presión y ayuda para poder exportar los cereales acumulados y que necesitan para subsistir los habitantes de numerosos Estados del Tercer Mundo. Ya antes de la entrevista con Zelenski los países del G7 habían anunciado más castigos, que serán efectivos próximamente.

Nada más finalizar la conversación con los líderes del G7, el anfitrión de la reunión y canciller federal, Olaf Scholz, anunció un nuevo endurecimiento de Occidente hacia Rusia. «Vamos a incrementar aún más la presión sobre Putin», afirmó Scholz en un mensaje a través de Twitter, en el que destacó que «esta guerra debe acabar». El jefe del Gobierno de Berlín aseguró que los países del G7 se encuentran «decididos al lado de Ucrania», país al que continuarán respaldando en este conflicto bélico todo el tiempo que sea necesario, «aunque para eso deberemos tomar decisiones duras, pero necesarias».

Entre tanto, el primer ministro británico, Boris Johnson, ha comparado el apoyo a Ucrania en la guerra contra Rusia a la lucha contra el dictador nazi Adolf Hitler. Merece pagarse el precio de la libertad, dijo Johnson en declaraciones a la prensa al margen de la cumbre. Explicó que las democracias habían necesitado largo tiempo a mediados del siglo XX para dar respuesta a la tiranía y la agresión, y que se pagó entonces un alto precio. «Pero con la derrota de los dictadores, sobre todo de la Alemania nazi, llegaron muchas décadas de estabilidad y un orden mundial basado en un sistema internacional de normas», dijo el 'premier', quien comentó además que «merece la pena defenderlo, ya que a la larga trae consigo bienestar».