Un rescatista habla por teléfono cerca de autos dañados junto al mar, luego de un deslizamiento de tierra en la isla vacacional italiana de Ischia, Italia, 26 de noviembre de 2022./REUTERS/Ciro de Luca

Un rescatista habla por teléfono cerca de autos dañados junto al mar, luego de un deslizamiento de tierra en la isla vacacional italiana de Ischia, Italia, 26 de noviembre de 2022. / REUTERS/Ciro de Luca

Un muerto y doce desaparecidos por un alud de lodo y piedras en la isla italiana de Isquia

Las lluvias torrenciales arrasaron varias viviendas al amanecer y arrastraron numerosos vehículos hasta el mar por lo que el balance definitivo de las víctimas es muy incierto

ÁNGEL GÓMEZ FUENTES Roma

Una tragedia conmocionó este sábado a Ischia, la isla más grande en el Golfo de Nápoles. Al menos se registró una víctima mortal, una mujer, y una docena de personas se encuentran desaparecidas por un corrimiento de tierra provocado por un fuerte temporal. Entre quienes fueron arrastrados y no han sido localizados, hay una familia compuesta por un matrimonio y sus dos hijos; y una chica de 25 años.

Un río de lodo y escombros golpeó el municipio de Casamicciola (7.600 habitantes) al amanecer provocando un indeterminado número de víctimas todavía, hasta el punto de que el propio Gobierno se contradice. Mientras el vicepresidente y ministro de Transportes, Matteo Salvini, afirmó que había «ocho muertos confirmados», el titular del Interior, Mateo Piantedosi, lo desmintió. «No hay un balance de fallecidos confirmado. La situación es muy grave y está en evolución». «Las personas desaparecidas –añadió Piantedosi– probablemente están bajo el lodo». Después, el alcalde de Nápoles, Gaetano Manfredi, manifestó que «por el momento» había «noticias de una víctima y una docena de desaparecidos». Un matrimonio, con un recién nacido, que se les dio por desaparecidos inicialmente, fue finalmente encontrado e ingresado en un hospital.

Desde la sede de Protección Civil, la primera ministra, Giorgia Meloni, alertó a todo su Gabinete para celebrar con urgencia un Consejo de ministros. En ocho horas se superaron los 130 milímetros de lluvia. Los daños materiales son enormes. Hay unas treinta familias aisladas, en total un centenar de personas, sin agua ni luz, y es grande el riesgo de derrumbe de varias casas. El camino que lleva a sus viviendas está actualmente intransitable debido al lodo.

Doscientos evacuados

El corrimiento de tierras se inició con las primeras luces del alba, partiendo de las laderas del monte Epomeo hasta invadir parte del municipio de Casamicciola, llegando al paseo marítimo. Algunos automóviles fueron arrastrados al mar. El alcalde pidió a los vecinos que no salieran de sus casas. Se dispuso además la evacuación de unas doscientas personas.

Las condiciones climáticas adversas hicieron que las operaciones de rescate fueran muy complejas. El ministro de Defensa, Guido Crosetto, anunció la participación de las Fuerzas Armadas en las tareas.

Para Ischia no hay paz. El de hoy es el enésimo evento dramático en la espléndida isla del Golfo de Nápoles, una tierra geológicamente frágil. Desde hace más de cien años se producen deslizamientos de tierra, que causan destrucción y muerte. Los motivos de las tragedias no solo están en las ocasionales malas condiciones climáticas, sino también la actividad ilegal, con construcciones no autorizadas, y la inestabilidad hidrogeológica, unas causas ciertas y que todos conocen pero que nadie resuelve.

A este respecto, el geólogo y climatólogo Massimiliano Fazzini explicaba hoy que «el riesgo específico derivado de la crisis antropoclimática se ha convertido a ojos de todos en una emergencia absoluta. Si por un lado esperamos que este año sea estadísticamente excepcional en toda su evidencia climática, por otro no se puede confiar en el destino con la esperanza de que los años venideros no se caractericen por fenómenos atmosféricos extremos».

De ahí que el geólogo Fazzini, al igual que otros expertos vienen haciendo desde hace tiempo, reiterara un dramático llamamiento al Gobierno para que se adopten medidas urgentes. «Desde julio la inestabilidad hidrogeológica que ahora caracteriza todos los ambientes morfoclimáticos de la península se ha cobrado cuarenta víctimas. Ya no podemos pensar en continuar en esta ruta dramática en la que se suceden situaciones desoladoras», señaló.

Temas

Italia