Un hombre pasa junto a un gran árbol que ha caído sobre su hogar en Brentwood, Reino Unido, por las fuertes lluvias. / E.P./ Vídeo: Atlas

La tormenta Eunice deja al menos 14 muertos en el norte de Europa

Los fuertes vientos provocan la alerta en varios países, donde más de medio millón de hogares perdieron el suministro de electricidad

DIANA MARTÍNEZ

La voracidad de la tormenta Eunice continúa amenazando el norte de Europa. Con gran crudeza ha golpeado desde hace dos días las islas británicas y provocado la alerta desde entonces países como Bélgica, Dinamarca o Irlanda, entre otros. Con una potencia sin precedentes, ha dejado a su paso al menos catorce muertos, además de importantes daños materiales y cortes de electricidad.

La tormenta, que ha llegado a alcanzar la friolera de 200 kilómetros por hora, se formó en Irlanda y pasó por partes de Reino Unido el viernes, para después azotar el norte de Francia, Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo. Posteriormente se dirigió a Dinamarca y finalmente las fauces del lobo se acercaron a Alemania, donde el tercio del norte del territorio fue puesto en alerta roja ante la fiereza de esta ventisca, que aterra a la población menos de 48 horas después de que lo hiciera la tormenta Dudley, la cual dejó cinco muertos en Polonia y Alemania.

Los decesos de este trágico fenómeno meteorológico han tenido lugar en varios países de Europa. Reino Unido registró tres víctimas mortales: una mujer de 30 años en Londres y dos hombres, uno de 20 en Hampshire y el otro de 50 en Merseyside, a causa del derribo de árboles por los vientos huracanados. A estas tres muertes se les suma la de un ciudadano irlandés de 60 años por las mismas causas. El mayor registro se midió en la isla británica de Wight, con cerca de 200 kilómetros por hora –marcó un récord como la más potente jamás registrada en el país–, pero fue habitual que en las zonas costeras se alcanzaran los 150 kilómetros, mientras que en regiones del interior de Gales o en Londres se superaron los 100.

'Eunice' también sembró el pánico en Bélgica con rachas de 130 kilómetros por hora, donde los fuertes vientos se cobraron la vida de dos personas, entre ellas un hombre de 79 años que cayó al agua desde su barco en el puerto de Ypres. Lo sacaron rápidamente, pero al final murió en el hospital. Alemania, por su parte, confirmó tres víctimas mortales.

Otras cuatro personas fallecieron en las inmediaciones de Ámsterdam a causa del temporal y dos más en Polonia. Mientras, Francia notificó más de una decena de heridos, la mayoría leves, y olas de nueve metros y vientos de hasta 176 kilómetros por hora en Bretaña.

«Mantengámonos a salvo»

Las autoridades europeas advirtieron del «riesgo particularmente alto» de accidentes en las autopistas y de graves inundaciones. El primer ministro británico, Boris Johnson, tuiteó que «todos debemos seguir los consejos y tomar precauciones. Mantengámonos a salvo».

Cientos de vuelos, trenes y transbordadores han sido cancelados en todo el noroeste de Europa a causa del vendaval. Reino Unido recomendó a su población que no saliera de sus casas, aunque muchos permanecieran sin luz. Es el caso de al menos 400.000 hogares británicos, que este sábado seguían sin electricidad. La escena se repetía en Polonia, donde la cifra alcanzaba las 194.000, en Francia, con 130.000, y en Irlanda, con 80.000.

En los Países Bajos, decenas de casas fueron evacuadas en la capital, La Haya, ante el temor de que la torre de una iglesia se derrumbara. Asimismo, en la ciudad de La Haya el temporal arrasó la cubierta del estadio Cars Jeans Stadion. Por otra parte, se desprendieron algunos paneles del techo de la terminal del aeropuerto de Bruselas, aunque no hubo que lamentar heridos. A pesar de todo, según el servicio meteorológico germano, el pico de la tormenta ya ha pasado y se ha levantado la alerta (nivel tres en una escala de cuatro).