Jean-Luc Melenchon, líder de La Francia Insumisa. / aFP

Los socialistas franceses agravan su crisis con un acuerdo con Mélenchon

Ambas formaciones acuerdan junto a 'verdes' y comunistas un reparto de las circunscripciones en las candidaturas para las legislativas del próximo junio

BEATRIZ JUEZ Corresponsal en París

El preacuerdo alcanzado este miércoles entre el Partido Socialista (PS) y el partido de Jean-Luc Mélenchon para una unión de izquierdas en las elecciones legislativas francesas de junio ha agravado la crisis de los socialistas. El consejo nacional del PS deberá decidir este jueves si lo aprueba, en medio del rechazo de pesos pesados de la formación como el expresidente François Hollande y el exprimer ministro Bernard Cazeneuve.

Socialistas y 'mélenchonistas' de la Francia Insumisa pactaron el reparto de circunscripciones y varios puntos programáticos. La formación equivalente a Podemos ya había llegado días antes a acuerdos similares con Europa-Ecología Los Verdes (EELV), el Partido Comunista (PCF) y Generaciones del exsocialista Benoît Hamon. Todavía negocia con los trotskistas del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA).

Este bloque de izquierdas se presentaría a las legislativas bajo la etiqueta Nueva Unión Popular Ecológica y Social. De los 577 escaños de la Asamblea Nacional que están en juego en las legislativas, La Francia Insumisa presentaría candidatos en unas 350 circunscripciones, los ecologistas en 100, los socialistas en 70 y los comunistas en 50.

El pacto con Mélenchon amenaza con provocar un cisma en el ya debilitado Partido Socialista, cuya candidata Anne Hidalgo solo logró un 1,75% de los votos en la primera vuelta de las presidenciales de abril. Hollande ha advertido de que la formación, que actualmente tiene 28 diputados en la Asamblea Nacional, podría «desaparecer». «Rechazo el acuerdo en cuanto al fondo e incluso las circunscripciones. Pero es una cuestión que debe ser decidida por el consejo nacional», dijo Hollande al diario local 'La Montagne'. Cazeneuve anunció que abandona el partido y el exministro Stéphane Le Foll amenaza asimismo con hacerlo.

Traspié en las presidenciales

El Partido Socialista, que presidió Francia con François Mitterrand y Hollande, mantiene un fuerte anclaje local a pesar del batacazo de las presidenciales. Dirige actualmente un cuarto de las grandes ciudades y cinco de las trece regiones.

Ningún candidato de izquierdas logró clasificarse para la segunda vuelta de la carrera hacia el Elíseo. Los analistas lo atribuyeron a que el espectro estaba muy dividido. De ahí que ahora sus líderes hayan visto la necesidad de unirse de cara para las legislativas del 12 y 19 de junio.

Mélenchon, que atrajo un 22% de los votos en la reciente cita con las urnas, está convencido de que, si la izquierda se une, obtendrá una mayoría de diputados en la Asamblea Nacional y Macron se verá obligado a nombrarle primer ministro. De este modo, habría un Gobierno de cohabitación que podría llevar a cabo políticas más progresistas.

Sin embargo, una victoria de las izquierdas parece improbable. Según un sondeo de Harris Interactive para la revista 'Challenges', una unión del centro y la derecha moderada obtendría la mayoría absoluta –entre 336 y 376 escaños–, seguida de lejos por la extrema derecha (110-140) y la unión de izquierdas (70-90).

Temas

Francia