Scholz advierte de la división del mundo que persigue Putin

Los países del G7 no acordarán el embargo de oro contra Rusia, según el canciller federal

JUAN CARLOS BARRENA Corresponsal. Berlín

El canciller alemán, Olaf Scholz, advirtió hoy de una división del mundo como consecuencia de la guerra de Ucrania al inicio de la segunda jornada de la cumbre del G7 en la localidad alemana de Elmau, en los Alpes bávaros. «No hay que caer en la trampa montada por el presidente de Rusia, Vladimir Putin, quien afirma que el mundo está dividido en el Occidente global y todos los demás», dijo Scholz en declaraciones al informativo matinal de la televisión pública alemana ZDF. «Hay democracias en todo el mundo y todas tienen perspectivas similares», afirmó el anfitrión de la reunión a la que acuden también los jefes de Estado y los gobiernos de Estados Unidos, Canadá, Francia, Gran Bretaña, Italia y Japón. El jefe del Ejecutivo alemán aseguró que por ese motivo había invitado también a la cita en Elmau a los jefes de Estado y gobierno de Argentina, India, Indonesia, Senegal y Sudáfrica. Los dirigentes de estos países, que se abstuvieron a principios de marzo en la votación de la Asamblea General de la ONU que condenaba la invasión de Ucrania, participan este martes en una reunión con sus colegas del G7. Scholz subrayó que es importante discutir sobre esa cuestión con todos estos países.

El canciller destacó además que los países del G7 no van a acordar durante su cumbre en Baviera un embargo de oro contra Rusia, uno de los mayores productores mundiales del metal noble. Scholz destacó que el tema debe ser debatido previamente en el seno de la Unión Europea. Estados Unidos había anunciado anteriormente que dictaría un embargo para el oro ruso e invitó a sus socios del G7 a sumarse a la nueva sanción contra el régimen de Moscú. El jefe del gobierno germano se mostró igualmente reservado ante propuestas como la de no acudir a la cumbre del G20 en Indonesia en otoño próximo en el caso de que asista el presidente ruso. Tras comentar que la decisión sobre su presencia en Indonesia se decidirá poco antes de la cumbre, destacó la importancia de la colaboración entre los países industrializados y emergentes que componen ese grupo y afirmó que «no debemos torpedear el G20».